Jugada presidencial para el #Edoméx

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Jugada presidencial para el #Edoméx

Jueves, 02 Diciembre 2021 00:59 Escrito por 
Ricardo Joya Ricardo Joya La tribu entera

La decisión, por mucho, aún no está tomada y señalar -con nombre y apellido- quién será el candidato o la candidata de Morena para el Estado de México es -en el nuevo lenguaje- una #FakeNews, un bulo, una mentira. Lo que sí es un hecho es que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, tiene clara la importancia estratégica de la entidad y no deja de operar.

El triunfo en la Ciudad de México con Claudia Sheinbaum, a la par de su triunfo en la Presidencia de la República ha sido clave para mantener su posicionamiento positivo: de acuerdo con la empresa Mitofsky, en el tercer año de su gestión 65 % de la ciudadanía está de acuerdo con su manera de gobernar. Al inicio -en diciembre de 2018- arrancó con 63 % de apoyo.

En los tres años de su presidencia sólo ha habido dos momentos: abril de 2020 y junio de 2020 -poco después de iniciada la pandemia por COVID-19-, en los que la desaprobación fue mayor a la aprobación: 52 por ciento contra 48 por ciento, respectivamente, pero desde julio del año pasado ha recuperado el respaldo y mantiene -conforme lo indican las cifras de Mitofsky- una tendencia creciente en el apoyo.

Para contrastar los datos: solamente Carlos Salinas de Gortari, en el tercer año de su gobierno, mantenía una aprobación mayor a la desaprobación: 77 % y 15 %, respectivamente, colocando a López Obrador como el segundo mandatario -de los últimos seis- que continúa con el respaldo de la mayoría. Debe señalarse que el único caso en el que el rechazo -al tercer año de gestión- era mayor a la aprobación fue Enrique Peña Nieto, con 65 % de desaprobación y solo 33 % de aprobación. Fue una tendencia que ya no pudo revertir.

Por ello, pensar que el presidente López Obrador no “dará batalla” para ganar la elección de la gubernatura del Estado de México en 2023, es ficción absoluta. Imaginar que no tiene “puesto el ojo” en el proceso sucesorio de la entidad más poblada del país y que dejará a quienes protagonizan el escenario político moverse a su libre antojo, es un absurdo.

Hace poco más de cuatro años, cuando la profesora Delfina Gómez fue la candidata de Morena, sin una amplia trayectoria política en la entidad, fue sorpresivo para muchos actores que aspiraban (y aspiran) a la gubernatura, pero fue claro que la decisión la tomó López Obrador… y aún no era presidente.

Ahora, a un año de distancia del proceso electoral para elegir -en junio de 2023- a la persona que gobernará al Estado de México, y a tres años de su arribo al poder presidencial, López Obrador designó a Pedro Zenteno Santaella como director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE). Anteriormente ocupó la dirección general de Laboratorios Biológicos y Reactivos de México (Birmex).

Zenteno Santaella -médico cirujano homeópata por el Instituto Politécnico Nacional, especializado en geriatría- fue director general de Administración en la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal -con el propio AMLO-; dirigente -de 2012 a 2014- del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y presidente del Comité Ejecutivo Estatal de ese partido de 2014 a 2015 en el territorio mexiquense, por lo que conoce detalladamente las características de la entidad y sabe “quién es quién” en la política local.

Con el ascenso de un hombre de confianza del presidente, es claro que ni los propios “jugadores” de Morena tienen el espacio libre para ganar la candidatura y mucho menos el resto de los partidos, a pesar de la “sana y cordial” relación institucional que mantiene el gobernador, Alfredo Del Mazo Maza, con el presidente López Obrador.

El peso del Estado de México -en términos sociodemográficos, electorales y económicos-, además de su privilegiada posición geográfica, lo mantiene como “la joya de la corona”. Si los partidos “opositores” al presidente quieren -y pueden- tener una posibilidad de mantener u obtener la gubernatura (además de sobrevivir en lo individual), tendrán que seguir la ruta tradicional: preguntar en Palacio Nacional, porque si algo tiene claro AMLO -sobre todo a tres años de gobierno- es que el poder se ejerce y no se comparte.

PERCEPCIÓN

La variante Ómicron del coronavirus ha activado las alertas en todo el mundo y mirar hacia otro lado para no reconocer la gravedad del hecho -como ocurrió al inicio de la pandemia-, podría traer graves consecuencias para la población, que de por sí ya estamos bastante zarandeados con el aumento de precios, que -en algunos casos- han alcanzado hasta 148 por ciento de incremento en un año.


Visto 1163 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Ricardo Joya

La tribu entera