Jackson

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Jackson

Martes, 07 Diciembre 2021 01:34 Escrito por 
Margarita Jiménez Margarita Jiménez La Hidra Digital

Enrique Jackson murió el 1 de diciembre. Lo conocí hace tiempo: vigoroso, inteligente, conversador sapientoso, de buena pluma; funcionario en los mejores niveles y un legislador brillante.

Venido de Los Mochis, Sinaloa, fue expresión de lo mejor de su patria chica: cabal, leal, honraba sus compromisos con su encargo en los puestos que desempeñó, ya fuera como funcionario o como militante de su partido. La generosidad estuvo siempre presente en todos los actos de su vida. A muchos dio la oportunidad de ser y crecer.

Priista de convicciones ejerció todas las posiciones en su partido: Presidente del PRI del D.F. y en el nacional, Secretario de Organización, de Elecciones, Secretario Técnico del Consejo Político, Presidente de la Fundación Colosio; diputado federal dos veces, senador que presidió el Senado del 2000 al 2006 alternando con Diego Fernández de Ceballos y Manlio Fabio Beltrones. En esta posición destacó por su habilidad conciliadora para llegar a acuerdos.

México, la justicia y el respeto a las instituciones definieron su actuar: hizo política de la buena, estrategias inteligentes para el mejor desempeño de sus responsabilidades y de los resultados que había que ofrecer a la sociedad. Cabildeó; coordinó, señaló el rumbo, legisló, asesoró, dio trabajo a muchos y supo ser solución en el conflicto.

Con sus grandes manos jugaba con su abundante bigote cuando los planes estaban en gestación y se reunía con los equipos de trabajo. Con ojos y manos comunicaba preocupación, determinación si había encontrado la solución a algún problema o algún proyecto y que estaba pronto a tomar una decisión.

Dejó huella por su sentido del deber del que fuimos testigos quienes en algún momento lo acompañamos en su viaje. Servir bien y a tiempo era la consigna. Siempre quedó claro.

Habría que mencionar su sensibilidad, poco frecuente, para el  buen entendimiento con los que tienen o saben menos, lo mismo que con personajes de prestigio y poder. Tocó las puertas de la precandidatura a la Presidencia de la República en el año 2005 en la elección interna priista.

Su huella queda. Adiós Enrique, adiós querido amigo.


Visto 870 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Margarita Jiménez

La Hidra digital