¿Quién sucederá a Del Mazo?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Quién sucederá a Del Mazo?

Domingo, 12 Diciembre 2021 01:52 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

En el 2023 los ciudadanos mexiquenses habrán de elegir al nuevo titular del ejecutivo, y desde ahora, los posibles aspirantes se encuentran muy inquietos; aparecen en diversas reuniones y actos oficiales para que sean tomados en cuenta. La danza política es normal, y también existen los personajes que sexenio tras sexenio prenden su veladora a la virgen morena con la esperanza de ser ungidos como candidatos de sus partidos políticos.

El tiempo actual, sin embargo, es muy distinto al que se presentó para cuando el gobernador Alfredo del Mazo Maza perseguía esa posición, después de que disciplinado se hizo a un lado para dejar pasar al ex gobernador Eruviel Ávila, que, de no haber sido candidato por el PRI posiblemente lo hubiera sido por algún otro, con grandes posibilidades de triunfo.

Podemos estar viendo en del Mazo al último gobernador del PRI que dominó en el territorio mexiquense, el riesgo de la alternancia se presenta de nuevo como se presentó hace cuatro años, cuando la candidata de Morena Delfina Gómez Álvarez por poco le arrebata el triunfo.

Los ojos estarán puestos en el Estado de México, la explicación es simple; la población con credencial para votar no es como para despreciarse, es por esa razón que la entidad se ha considerado el laboratorio del PRI en donde mide sus posibilidades para la presidencia de la República, y ésta, la del 2024, no será la excepción, que, valga el comentario, no es exagerado considerarla la madre de todas las batallas.

Es importante recordar que Delfina Gómez, hoy secretaria de Educación, no representaba en ese momento un gran peligro como opositora al priismo, pero viajó de la mano en todo momento con el hoy presidente Andrés López Obrador, lo que hizo subir demasiado sus posibilidades. ¿Quién era Delfina? Para entonces muy pocos lo sabían, únicamente la gente de Texcoco podría haber contestado esa pregunta.

Pero, como sucedió con el caso de la maestra Delfina Gómez, Algo similar está pasando con Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, a quien no se le conoce mucho al interior de la República, únicamente los capitalinos saben de ella, perro eso realmente no importa porque es suficiente con que se conozca a su mentor, López Obrador. Ahora, es la candidata en potencia a la presidencia.

Y es que quien aparece junto a López Obrador consigue ventaja, como se vio en el 2018, de la misma forma como ocurrió en dos mil con el efecto Fox. Muchos de los que consiguieron alguna curul, o presidencia municipal, lo hicieron sin el mayor esfuerzo, colgándose de la imagen del tabasqueño.

El 2023 es un misterio. Por un lado, no se sabe por el momento si es que; el presidente empieza a debilitarse como condición natural del desgaste y después de pasar la mitad de su administración con escasos o nulos logros, y por el otro, no se sabe si la oposición atina a ponerse de acuerdo. Lo que sí es un hecho, es que cualquiera que sea el candidato de Morena contará con todo el apoyo del gobierno federal. Así que la elección a gobernador estará en veremos. No obstante, nadie puede asegurar el triunfo.

En el partido oficial se sienten invencibles. Pero ¿en verdad Morena estará tan fuerte como para que se puedan dar el lujo de solo esperar a conocer al candidato? No lo es, y si piensan así están muy equivocados. Aunque la debilidad de su adversarios se manifiesta en la poca energía que ha demostrado para ser una efectiva oposición al gobierno federal, pero aún no están derrotados.

Alfredo del Mazo lo sabe, y sabe también que tiene que sacar adelante el proceso electoral con amplio margen para su partido, si quiere ser tomado en consideración para la del 2024. Su imagen ha mejorado mucho en los últimos años, y eso no sería posible si no hubiera empezado a mostrarse, a diferencia de cuando llegó, lo tenían más cuidado que al presidente cuando sale al norte del país.

Pero vayamos por partes, el PRI, después del proceso electoral del pasado 6 de junio se encuentra envalentonado, creyéndose la idea de que ha vuelto por sus laureles, pero no puede dejarse llevar por el canto de las sirenas, porque las condiciones han sido muy distintas en los últimos años. La sociedad se volcó contra Morena y su manera de hacer política, en especial, la clase media, pero eso seguramente ya lo tienen apuntado.

Otra de las cosas que no pueden pasar por alto, es el hecho de que se unió, a petición de gran parte de la sociedad, a la coalición formada con el PAN y PRD. No deben olvidarse de ello, y si creen que cada uno puede solo, estarían cometiendo un grave error.

A Morena se le puede ganar, a pesar de la popularidad que presume su líder López Obrador; puede tener muchas deficiencias para gobernar, pero para las campañas es un tiburón en el mar, aunque su nombre no aparecerá en la boleta.

Para elegir al candidato si es que va en alianza la oposición, tendrían que ponerse de acuerdo, son varios los que han mostrado interés, como el expresidente municipal de Huixquilucan, Enrique Vargas del Vilar, calificado como de los mejores alcaldes de México. Con tan buenas cartas de presentación es imposible no tomarlo en cuenta. Pero también hay gallos en el PRI, y por las posiciones logradas en la última jornada electoral, no se puede descartar a nadie, aunque surgen más aspirantes, como es el caso del nuevo edil toluqueño Raymundo Martínez Carbajal, quien, primero debe dar resultados en materia de seguridad, que es una de las principales exigencias de la sociedad toluqueña, y después medirse con los otros aspirantes.

Pero en el PRI no se debería dejar de lado de que pueda ser una candidata la que compita en el 2023, cuadros los tienen, y muy buenos. Será el tiempo, las encuestas, la buena voluntad y hacer a un lado la arrogancia para elegir al mejor candidato.


Visto 1451 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio