Ómicron

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Ómicron

Lunes, 17 Enero 2022 00:37 Escrito por 
Diana Mancilla Álvarez Diana Mancilla Álvarez Sin Titubeos

El 20 de diciembre de 2021 fue un día atípico en el marco de la pandemia por Covid-19. Ese día sólo hubo 755 casos activos registrados en el Informe Técnico de la Secretaría de Salud federal.

Pero vino la Navidad y con ello las compras de regalos y para la cena que siempre congrega a las familias. Todo, en medio de un engañoso semáforo verde que nos permitió andar libremente en las calles, en los mercados, en los tianguis, en los bazares, en los centros comerciales y en las tiendas departamentales.

Abarrotamos con nuestra presencia los días previos al gran día. De nuevo juntos con nuestros seres queridos. La consecuencia fue todavía menor, aumentaron poco a poco los casos activos, pero, aparentemente, nada preocupante. Vino el fin de año y nuevamente las oleadas humanas arrasaron las calles y los centros de reunión. Ahora seres queridos y amigos. ¿Por qué no? Luego el festejo de los Reyes Magos y la rosca. Ya, sin ningún pudor, a reunirnos todos como si nada pasara.

Ni un mes ha pasado después de ese 20 de diciembre. El sábado 15 de enero, el Informe Técnico de la Secretaría de Salud dio a conocer que en el Estado de México hay 21 mil 591 casos activos de Covid-19, 30 veces más, de aquel 20 de diciembre.

Es una cifra impresionante, y eso de lo que sabemos de números oficiales, que seguramente crecerá en los próximos días. Y bueno, en el Estado de México nos espantamos con ese dato que resulta hasta cierto punto escalofriante, pero qué dirán los vecinos de la Ciudad de México donde, con menor población, tenían hasta el sábado 69 mil 829 casos activos y aumentando.

Guanajuato también es de los más altos, con 14 mil 314 contagios; Nuevo León, con 16 mil 858; San Luis Potosí, 13 mil 373, y Baja California con 10 mil 26 y el más bajo de todos, Chiapas, con apenas 803.

Vale recordar que apenas el 25 de noviembre de 2021, el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica anunció al mundo la identificación de la variante Ómicron. En pocas semanas esa mutación provocó un preocupante incremento de los contagios en todos los países haciendo sonar las alarmas que nos recuerdan que la pandemia no ha acabado, ni mucho menos.

En algunos países como Dinamarca, Portugal y el Reino Unido el número se duplica cada día y medio o tres días, generando tasas de transmisión nunca vistas hasta ahora.

Desde que se descubrió esta variante, la Organización Mundial de la Salud declaró que se acercaba un “tsunami” para las personas no vacunadas y en México eso es una realidad, pues 80 por ciento de los pacientes hospitalizados y que se encuentran en condiciones graves, no se inmunizaron previamente.

En entidades como Tlaxcala se han tomado medidas importantes como negar el acceso a centros comerciales, plazas públicas y restaurantes a personas que no lleven su certificado de vacunación completo.

En Ecatepec anunciaron que habrá prisión preventiva o trabajo comunitario para aquellas personas que sean sorprendidas en la calle sin su cubrebocas.

Medidas desesperadas que nos hablan de una realidad que no habíamos visto.

El gobernador Alfredo del Mazo seguramente anunciará medidas para evitar que esto siga creciendo. Las cifras oficiales apenas muestran la gravedad del tema, porque cuántos familiares y amigos conocemos que han sido infectados y se han hecho pruebas rápidas que no registran en la Secretaría de Salud. Seguramente no habrá retroceso en el semáforo porque la economía ya no lo va a soportar.

Tenemos que aprender a convivir con este virus, dicen los especialistas, pero hay que prevenir, porque esta cuarta ola de contagios puede salirse de control. Ya no es tan alta la mortalidad, pero siguen muriendo. Lo que nos queda es cuidarnos.


Visto 2523 veces
Valora este artículo
(4 votos)