Panadería “La Libertad”

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Panadería “La Libertad”

Domingo, 16 Enero 2022 03:28 Escrito por 

Hoy, hablaremos de un negocio ya referente en el corazón del centro histórico de nuestra Toluca, establecimiento que ha estado en manos de tres generaciones, fundado en el año de 1933 por don Lázaro Vendrell, me refiero a la panadería “La Libertad”:

Los orígenes de la familia Vendrell, son emigrantes a Toluca desde Ordal, un pequeño pueblo montañés, cercano a Barcelona, España. Los numerosos hermanos fueron incorporándose a la vida social en nuestra Toluca, a partir de su actividad comercial, a la que se habían dedicado prioritariamente en su país natal.

 

familia Vendrell

 

Fueron hijos de don Jaime Vendrell Borda, casado con doña Antonia Sole, quien tiempo después enviudó y contrajo nuevamente nupcias con doña María Cusco. Algunos miembros de la familia Vendrell Cusco habitaron la antigua casa de la calle de Nicolás Bravo número 4 a unos pasos de nuestros referentes Portales Toluqueños.

Los hermanos Pedro Vendrell Sole y Dionisio Vendrell Cusco (apellido alterado ortográficamente, cuando entra por el puerto de Veracruz al nuestro país), serían los propietarios de una de las panaderías y expendio de harinas más afamados de la ciudad, “La Moderna”, localizado en la antigua avenida de Jesús Carranza, en el número 47. El 22 de enero el día en que llegó a México la máquina para hacer pastas para la fábrica La Moderna (tiempo después don Eduardo Monroy Cárdenas hace un emporio de esta grandiosa fábrica) fallece Pedro Vendrell Sole, en un accidente en la carretera México-Toluca, no pudiendo el ya ver la máquina, misma que recogió el Sr. Revester.

 

hermanos vendrell

 

A raíz de esto, el más joven de los hermanos Vendrell, Lázaro, recién llegado de España, se integra al negocio para apoyar a su hermano Dionisio.

Pocos establecimientos disfrutaban de la bonanza de la panadería La Moderna y ninguno de su giro se le aproximaba siquiera en número de clientes. Había excepciones muy lógicas: quienes vendían combustibles, lubricantes, asfalto, parafina, etc.; como lo era la Compañía Mexicana de Petróleos “El Águila” o la agencia de la “Peirce Oil Corporation”. Estas empresas facturan cantidades considerables a empresarios tan conocidos como el propietario de varias minas en la entidad, don German Roth (padre de mi muy estimada Lucy), o a compañías tan prósperas como Henkel hermanos y Echeverri hermanos.

Pero ni la buena aceptación del expendio de abarrotes “Carrillo y Gasca” del Portal Madero ni la pujante “Compañía Singer de Máquinas de Coser” tenían tantas ventas como el solicitado negocio de los hermanos Vendrell.

El negocio de las pastas era una expansión que parecía sensata, en ese lapso de grandes dificultades económicas para la población que privilegiaba a la adquisición de productos alimenticios.

El éxito comercial de los Vendrell en el giro de las panaderías y la vocación emprendedora de don A. Henkel los estimulan a emprender un nuevo negocio, en un giro arriesgado. No solo eran las circunstancias económicas y lo arraigado de las costumbres en materia gastronómica sino la competencia existente.

Recordemos que esta conocida familia Vendrell provenía de la región de Tarragona y que su familia se había dedicado a la panadería desde el siglo XIX. Dionisio viajó a esa zona de España para comprar un equipo industrial idóneo para la fábrica que deseaban montar, quién sería pocos años después el administrador y, a la postre el nuevo dueño de la “La Moderna”.

En relación de lo anterior don  Lázaro Vendrell nació en 1900 en Barcelona, España, llegando a la ciudad de Torreón, México muy joven, teniendo en cuenta por sus familiares que en esos tiempos México era un país de grandes oportunidades; pero poco tiempo después, el destino lo lleva a Toluca, llegando a esta tierra en 1917, iniciándose en el negocio de la panadería; es así que el 18 de Marzo de 1933 funda y abre sus puertas la panadería “La Libertad”, misma que hasta la fecha ha sido un comercio que nunca ha dejado de estar abierto al público.

En el año de 1929 don Lázaro contrajo matrimonio con la señora Rosa Olivella procreando a seis hijos, los dos mayores Salvador y Socorro fallecieron y posteriormente nacen Antonio, Carmen, Lázaro y Rosa María.

El señor Vendrell enviudó en 1936, posteriormente se casa en segundas nupcias con la señora Matilde Casas y procrea a sus dos hijas menores de nombre Monserrat y María Elena.

 

lazaro vendrell

 

La gran familia habitaba la planta alta del negocio, por la dinámica de trabajo que tenía y la calidad del pan, la panadería “La Libertad” fue por mucho tiempo la más grande que había en la ciudad siendo atendida por su dueño don Lázaro, y su segunda esposa Matilde, que en muchas ocasiones le apoyaba en la caja.

Don Lázaro era un señor tranquilo, trabajando desde el amanecer, supervisando a los panaderos, para que el producto saliera a tiempo y con calidad todas las mañanas y tardes, sobre todo cuido que el pan blanco fuera de excelencia y que hubiera gran variedad de pan dulce. (un recuerdo de mi infancia haber probado esos extraordinarios pambazos y los picones).

Fue tan fructífera la panadería que le permitió comprar el Rancho “San Jorge” por el rumbo de Ojuelos donde hoy se ubica un gran desarrollo habitacional.

Pese a tener el rancho el matrimonio Vendrell nunca descuidó la panadería y, en el caso de don Lázaro, luego de llevar una intensa vida productiva y con la aceptación tanto por los comerciantes, así como de la sociedad toluqueña, falleció en junio de 1987.

Por otro lado, no hay una delimitación exacta entre el señor Vendrell y la siguiente generación, puesto que su hija Carmela (hija del primer matrimonio), continuamente le ayudaba aun él en vida, teniendo el conocimiento de todo lo referente a la panadería.

Carmen contrajo matrimonio con su primo José Eugenio Vendrell y ambos atendieron la panadería, procrearon tres hijos; Víctor, Mónica y Nuria; siendo su hijo mayor el que se interesó por continuar con el negocio, primero con su madre y, desde 2001, el solo.

Víctor perteneciente a la generación actual, maneja su negocio apoyado por nuevas tecnologías pues diversificar su negocio ampliando el giro con una pizzería y modernizó la administración, incluyendo en esta todo lo referente a supervisión con modernos sistemas y programas de computadora.


Visto 4660 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Gerardo R. Ozuna

Toluca: Rescatando identidad