¿Cuál es la seguridad que dice buscar el presidente?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Cuál es la seguridad que dice buscar el presidente?

Domingo, 14 Agosto 2022 01:35 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

Es verdad que el primero en conocer de primera mano todo lo que sucede en el país es el presidente de México, como lo ha dicho el propio Andrés López Obrador, no pasa nada sin que el titular del ejecutivo federal esté enterado de ello, y no únicamente se trata de los negocios turbios que en su oportunidad comentó, sino de cuanto acontece en la vida pública del país.

Lo preocupante, es que siendo él, el titular, y sabiendo que son de gran importancia las determinaciones que toma para los problemas que bien conoce, éstas se convierten en órdenes, pero no siempre van dirigidas en el sentido de actuar para intentar resolverlas.

Desde el inicio de su gestión, López Obrador ha tomado decisiones contrarias a la razón, que han impactado inevitablemente en el acontecer social y político. No es el primero, y tal vez ni será el último presidente que pretenda imponer su visión, aunque carezca de sustento elemental, para llevar a cabo acciones que muchas veces van en contra de la lógica, de lo correcto y de lo trascendentemente importante para el pueblo que hoy debería gobernar.

En realidad, era difícil esperar cosas diferentes, si en algo ha sido congruente el tabasqueño, es en su forma de pensar, de ver, de actuar y de hacer política. No son pocos los que, a estas alturas del sexenio, se sienten ofendidos y traicionados, pero no es tanto la traición que presumen les ha cometido López. No, sino que imaginaron condiciones diferentes de lo que sería su gobierno. Importantes analistas, políticos, y personajes de todos los sectores, en su momento, impulsaron al atrevido político tabasqueño.

Son los mismos que mienten a quienes los escuchan, y se mienten para asimilar el error que cometieron. Esperaban en verdad, que el gobierno iba a acabar con la corrupción, que iba a mejorar la seguridad, la economía, la cultura, entre tantas muchas otras promesas ofrecidas en campaña. Se están topando de frente con la realidad, a excepción de los que bien conocían a López.

Por principio, dentro de esas determinaciones, se podía vislumbrar su forma en la que actuaría, la dejó ver incluso antes de asumir el poder. El ex presídete Peña Nieto se lo permitió, como la cancelación del Aeropuerto que se construía en Texcoco. Hoy, tenemos un aeropuerto que nadie quiere usar y que desde el gobierno se quiere forzar por todos los medios posibles, que se use, aunque el tamaño, disposición y alejamiento de la civilización, demuestren día con día que se cometió un grave error.

De la misma forma, el desabasto de combustible, de medicamentos y muchas otras cosas similares, tienen el sello de la 4t, el cual, se reparte por todas partes como si de lo más esperado se tratara. Como la de no apoyar a la planta productiva durante la pandemia. Los actuales mandones, reventaron la economía mexicana; apenas se empiezan a sentir sus estragos, pero es sólo el principio, aún falta mucho, mucho camino por recorrer.

Pero nada debería sorprender, porque la historia de la vida pública del presidente está bien documentada, a la vista de todos, porque ya no son los viejos tiempos, en los que podía ocultarse con facilidad lo que hacían o dejaban de hacer los gobernantes, esa fue la época de oro del viejo sistema.

Las ideas que hoy intenta imponer sí o sí Andes López Obrador, ya las había dejado ver, cualquiera puede revisar su actuar, no sólo al frente del gobierno de la Ciudad de México, sus dichos, sus acciones, todo está ahí, a la mano de quien quiera darse una cercana idea del porqué es como es, y porqué del trato hacia los mexicanos y adversarios.

Pero personajes como Víctor Trujillo, Carmen Aristegui, Guillermo Rocha, entre muchos otros, hoy se dicen sorprendidos. Por eso, no se puede creer que la decisión que tomó recientemente el mandatario, respecto de la orden a través de un acuerdo en la que pretende impulsar que la Guardia Nacional dependa directamente del ejército, parezca más una exageración, a que se digan sorprendidos. Independientemente que tal acuerdo violente de nueva cuenta la máxima ley del país, porque bien sabe el presidente que la reforma que pretende enviar al Congreso, difícilmente pasará. ¿Por qué? porque es incapaz de tender puentes de diálogo, porque nunca los ha impulsado y porque está acostumbrado a imponerse por la fuerza, autoritarismo se le llama. Y que sus decisiones más bien toman un tinte dictatorial, le parezca a no a opinadores como Ángel Verdugo, quien defiende su posición a partir de lo que dice la Constitución, esa misma que violenta el mandatario continuamente, ¿por qué habría de ser diferente?.

Con el acuerdo referido, quiere López Obrador que la Guardia Nacional pase a ser una rama de la Sedena, según él, para que se le dé la estabilidad en el tiempo y no se corrompa, y siga cumpliendo con su función de garantizar la seguridad pública.

En cuanto a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) sufrirá una completa reestructuración y ahora pasará a ser la “Secretaría de Seguridad Pública y Justicia”, ¿qué es eso?

A todo lo anterior puede caber la pregunta, ¿no es acaso uno de sus mayores logros que continuamente presume, el reunirse todas las mañanas desde muy temprano con su gabinete de seguridad? O ¿acaso sabe algo que no ha compartido con los mexicanos?

No obstante y en estricto sentido, ¿para qué función está la GN y el ejército? en el tema de seguridad tienen la orden de repartir abrazos, ¿para qué sirven esas reuniones mañaneras con el gabinete de seguridad?, ¿para contar muertos?, ¿para recibir el parte de novedades?, ¿de qué demonios sirve? La inseguridad va galopante a todo lo que da, y lo más probable es que el presidente nada o poco haga al respecto, por eso, el movimiento que quiere hacer de la GN sin esperar la reforma constitucional, deja ver que algo sabe y no es bueno para los ciudadanos, pero tampoco lo va a decir, vendrán aún cosas peores.

Total, que la Secretaría de Seguridad Ciudadana únicamente le sirvió al impresentable “chapulín” de Sonora, Alfonso Durazo, ya que, con el cargo de Secretario, se apoyó para conquistar el gobierno de su estado; aunque el reporte de su gestión al frente de la Secretaría dejó mucho qué desear, no hay secretos y ni debería haber sorprendidos.

México está inmerso en la peor crisis de inseguridad después de las guerras de la Independencia, la Reforma y la Revolución.


Visto 1047 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio