“No somos iguales”. La propaganda del 4º informe

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

“No somos iguales”. La propaganda del 4º informe

Jueves, 01 Septiembre 2022 00:40 Escrito por 
Ricardo Joya Ricardo Joya La tribu entera

La política en beneficio de los adultos mayores (instaurada en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa y sostenida en la administración de Enrique Peña Nieto), la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), la operación de la Guardia Nacional, la rehabilitación y construcción de refinerías, el Banco de Bienestar y obras para garantizar el abasto de agua, son los temas centrales de la propaganda del gobierno federal para promover el cuarto informe del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Bajo el slogan de “No somos iguales”, la estrategia comunicativa para este informe -que rinde este primero de septiembre- pretende destacar los logros de su administración, pero enfatizando las diferencias que existen con “los gobiernos neoliberales” que le antecedieron.

En el caso del AIFA, el presidente asegura en el video que en la construcción se ahorraron 100 mil millones de pesos y que “es el mejor aeropuerto de América Latina”, pero nunca se aprecian las imágenes de la obra o su funcionamiento, ni se refieren los beneficios que ha generado… sencillamente porque no existen todavía y, por el contrario, sigue siendo subutilizado.

En la imagen se aprecia “escoltado” por militares uniformados, como también ocurre en el spot relacionado con la “atención a la violencia en el país”, donde atrás de él se observa a los titulares de las secretarías de Marina, la Defensa Nacional y Gobernación, así como a la titular de la Secretaría de Seguridad y detrás de ellos y ella un nutrido grupo de uniformados.

Asegura que ahora es distinto -a la época de los gobiernos neoliberales- porque “hay bienestar para el pueblo. Los jóvenes tienen oportunidad de trabajo y de estudio”, y al abrir los brazos señala que cuenta “con un grupo” que le apoya, en clara alusión a la Guardia Nacional.

Otro de los spots -que deberán transmitir en todos los canales (777) de las cadenas de televisión, nacionales y locales, por indicación de la Dirección de Radio y Televisión- muestra al presidente en uno de los salones de Palacio Nacional, donde al fondo se observan sentadas a personas de la tercera edad, y dice que ahora las pensiones son para ellos “las personas respetables”, porque ellos son quienes mandan. Al terminar sus líneas se hace un lado y deja ver la imagen de todas las personas sentadas a la mesa, quienes le aplauden... aunque sin energía.

La esencia de la campaña no es contribuir a generar información -real y comprobable- sino a acentuar la estrategia de diferenciación que ha sostenido siempre -desde que era candidato a la presidencia- y a continuar la narrativa de polarización.

Sin emplear grandes recursos de producción, el mensaje es directo: “No somos iguales” es la frase que distingue a la campaña y se distancia de lo que él llama “los gobiernos neoliberales”.

Y así, siendo disciplinado en su estrategia de aparecer prácticamente todos los días para dar su “mañanera”, López Obrador llega al cuarto informe con una aprobación de 61 %, aunque la manera como la gente percibe la situación económica no es tan favorable. Es decir, a él -como persona- se le valora, pero los resultados de su gestión, no.

Una encuesta realizada por el diario Reforma -que ha sido bastante crítico con su gobierno y por ello cobra más relevancia el estudio de opinión- indica que el 53 % de la gente encuestada considera que durante el último año la economía del país ha empeorado, y el número de personas que declaró verse afectada por la inflación, aumentó del 71 al 77 %, entre mayo y agosto de este año.

Es así como se llega al cuarto año de la gestión presidencial: sin resultados claros y tangibles para un sector de la población, con una creciente inseguridad y una crisis económica, naturalmente agravada por la pandemia de Covid-19 (que aún no concluye), pero con una estrategia propagandística y de entrega de apoyos gubernamentales, que le permite mantener un alto porcentaje de aprobación.

Y sin una oposición consistente y lo suficientemente articulada para enfrentar al gobierno federal, parece que así continuará el presidente hasta el cierre de su gestión… la única posibilidad de frenar el crecimiento de Morena será la elección del próximo año en el Estado de México.

PERCEPCIÓN

¿Será posible la alianza en el Estado de México entre los partidos PRI, PAN y PRD para el proceso electoral de 2023? Por momentos parece que, aunque expresen que siguen en esa ruta, hay desorden en su posicionamiento conjunto. Y la maestra Delfina Gómez ya está lista para iniciar su reposicionamiento en la entidad, haciendo recorridos “pie a tierra”.


Visto 1021 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Ricardo Joya

La tribu entera