Nueva era política

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Nueva era política

Jueves, 08 Febrero 2024 00:01 Escrito por 
Juan Carlos Núñez Armas Juan Carlos Núñez Armas Palabras al viento

Así como la humanidad ha evolucionado, también lo ha hecho la política. Sólo que ésta, con las tecnologías disponibles actualmente, cambia mucho más rápida y vertiginosamente. En este proceso electoral las campañas han sido una conjugación de arte, ciencia y técnica que, mediante una estrategia, tienen el objetivo de ganar. Eso sí, no quiero dejar de mencionar que el uso de todos estos recursos, en mi opinión, sólo se justifica cuando se busca vivir en un mundo mejor. Este fin de semana tuve la oportunidad de ver en acción a un grupo de jóvenes que son toda una esperanza. Se lanzaron a las calles para promover la concientización sobre qué pasa en nuestro país e invitar a las personas a manifestarse el 18 de febrero. Me sigue entusiasmando ver nuevos valores que conocen la realidad y no aceptan el rumbo que lleva nuestro país y de paso cuestionan las acciones de los partidos políticos y de los propios políticos.

Los jóvenes a quienes me refiero representan una generación que llega a una nueva era, la que conocí y me tocó vivir en los ochenta quedó atrás. Verlos hablar con las personas y sentir su contagioso entusiasmo, me recordó a una conferencia de Antonio Sola, estratega político, que escuché durante la pandemia de 2020. Sola enumeró tres señales que ejemplifican el cambio al que me refiero:

  1. Ha nacido un ser humano con diferente nivel cerebral, el lóbulo frontal de estos jóvenes es distinto al de generaciones anteriores.
  2. Destrucción de las religiones y de las ideologías, la nueva construcción está por hacerse.
  3. Fin del ciclo político y de nuestra democracia liberal, las nuevas generaciones expresan la poca respuesta que reciben de sus gobiernos hacia sus intereses y, en consecuencia, esto determina el marketing político y la forma en que hacemos campaña.

Estas señales no son exclusivas de una región o de un país. Están en todo el mundo y por eso han proliferado los populistas y los gobiernos autoritarios. Las nuevas generaciones demandan gobiernos solidarios, cooperativos y compasivos. Hago énfasis en el concepto "compasivo" porque me resultó doloroso y lastimó mi inteligencia cuando escuché al presidente López Obrador señalando que los casi 180 mil homicidios dolosos ocurridos en el país durante su gobierno no son una tragedia. Me pregunté entonces, ¿qué dirán las madres y las familias de quienes han perdido la vida o quienes no localizan a sus seres queridos? Para ellos, acaso ¿no será ya una tragedia? No tengo la menor duda, es muy triste escuchar al presidente cuando se expresa de esa manera.

Regreso al tema, tendremos que decir adiós a la democracia liberal como la conocimos, a una economía que ha resultado insuficiente para muchos. Hoy nos hacen falta candidatas y candidatos colaborativos con la sociedad a la que quieren representar, solidarios, altruistas y desde luego, como decía, compasivos, que aún sientan el dolor ajeno como propio. Necesitamos entonces construir liderazgos y llevarlos a los gobiernos con una visión inteligente.

Para la nueva era política necesitamos lideresas y líderes humanistas que generen una nueva comunicación mucho más efectiva. A la par, requerimos ciudadanas y ciudadanos más comprometidos porque esto es tarea de todos. Estas nuevas generaciones deben contribuir a la construcción de un mundo más asociado a los valores de lo femenino. Como leí hace años en un tuit de Leonardo Curzio "hay que feminizar la política", impulsar características como la empatía, el abrazo, el amor, el cuidado del otro y del medio ambiente, de las mascotas, en general, impulsar a los vulnerables, fortalecerlos y no aprovecharse de su condición.

En las campañas que vienen se requiere enfrentar los problemas, no rehuirlos. Decir, por ejemplo, que hay privilegios de los actuales líderes políticos y corrupción en el gobierno. Que los ricos son más ricos y que, de seguir esta situación así, les permitirá incrementar aún más sus bienes porque no existe propuesta de reforma fiscal que apueste a la redistribución de la riqueza. Requerimos lideresas y líderes que en la transición enfrenten los problemas sociales, que sepan estar al frente de las personas, que no las silencien, que tengan una amplia legitimidad apoyados en el voto mayoritario y no solo de quienes votan, sino también de los abstencionistas. Lideresas y líderes que sepan mitigar el dolor propio y el ajeno, que sepan llevarnos de la inteligencia individual a la inteligencia colectiva, para alcanzar el bien común. Estos cambios, dice Antonio Sola, deben llevar la inteligencia colectiva a la inteligencia tecno-cerebral, este cambio significará pasar del voto popular al voto cerebral. Estos nuevos tiempos deben dejar atrás la polientertainment, es decir la política del entretenimiento, (viene a mi mente la fallida campaña de los "fosfo fosfo"), y buscar causas donde cada ciudadano pueda identificarse y saberse parte del grupo que da soluciones.

Estoy convencido de que tenemos que cambiar la forma de hacer campañas. El silencio de muchos, que hoy se observa, debe indicarnos algo y saber interpretarlo es nuestro desafío. Quizá descubramos que el voto está en el lado oculto, que debemos hacer visible cuanto hoy parece invisible o se teme decirlo. La era que está por venir es el encuentro entre generaciones. Personalmente, parto del hecho de que, como persona, necesito cambiar y adecuarme a los tiempos actuales. Ese es mi reto personal.

Si queremos una sociedad distinta comencemos por cambiar. Todo inicia por cada uno de nosotros. Tenemos que ambicionar la felicidad, el encuentro con nuestros sentimientos. La razón individualiza, el sentimiento pluraliza, por eso estamos obligados a un equilibrio entre ambos. La emoción es el impulso para contar historias, incluirnos en ellas y hacerlas colectivas. Salir adelante depende de nosotros, ponernos de acuerdo, despojarnos de prejuicios e ideologías, empecemos por poner el ejemplo. Entendamos que la vida es una donación, que la posibilidad de cambiar comienza hoy. Que esta vida es un regalo y para hacerlo realidad le llamamos presente. Construir un mundo mejor es posible, está en nuestras manos.

*El autor es Maestro en Administración Pública y Política Pública por ITESM y Máster en Comunicación y Marketing Político por la UNIR.
https://twitter.com/juancarlosMX17
https://www.facebook.com/juancarlosMX17


Visto 884 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Juan Carlos Núñez

Palabras al viento