Cosiendo libertad, destejiendo violencia

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Cosiendo libertad, destejiendo violencia

Viernes, 09 Febrero 2024 00:10 Escrito por 
Noemí Muñoz Noemí Muñoz Ganando espacios

La situación económica nos está poniendo el pie en el cuello. Nosotras además de enfrentar los problemas de la inflación, también tenemos que librar otra batalla, la violencia.

Todas sabemos que antes y ahora las mujeres siguen soportando situaciones de abuso porque no cuentan con los recursos suficientes tanto emocionales como económicos para salir de esa situación de dependencia.

Para todos aquellos que vemos de fuera la historia de una mujer, resulta fácil criticar e incluso juzgar que no “quieran” salir de su estado de opresión. Pocas son las personas que se dan cuenta que muchas veces las mujeres necesitan un empujón de apoyo para percatarse que no es imposible salir del círculo de violencia sea cual sea el nivel al que han llegado.

Una de estas personas es Esmeralda de Luna, presidenta de Mujeres Inquebrantables, quien ha puesto en marcha los talleres de costura Cosiendo Libres dirigido a todas aquellas mujeres que quieren empoderarse, convertir esta oportunidad en una manera de reivindicar su camino y rehacer su vida.

Muchas de las mujeres que se están capacitando en la maquila intentan “aprender y emprender” como es su lema. Comenzar un nuevo camino, parece una frase hecha pero como sabemos las oportunidades son muy pocas en nuestro contexto. El objetivo de Mujeres Inquebrantables es darles una manera de ser autónomas, otra manera de ver la vida donde ellas no dependan del dinero de nadie y por supuesto de la influencia de nadie.

Hace poco veía una entrevista que le hicieron a Sofía Vergara, sobre qué era lo que más le gustaba, sin empacho dijo que el dinero. La periodista hizo un aspaviento sorprendida, quizá esperaba que dijera que el amor, pero ella se fue por el poder adquisitivo. Sofía aclaró algo que a mí y a todas las mujeres nos hace eco. Dinero para poder ayudar, para poder aprender, para tener cosas propias, para no pedirle a nadie, para pagar mis propias cuentas.

Tiene todo el sentido del mundo. Lo traigo a colación en este tema del Taller de Cosiendo Libres, porque no hay nada que dé más empoderamiento que tener solvencia económica para movernos, soñar, comprar no solo ropa, una casa, comida, un auto. El dinero no trae la felicidad, pero si la tranquilidad de no depender de nadie.

Esta idea de Esmeralda Luna y Alicia Trujillo Guerra co-fundadora no es una dádiva, es una semilla que germinará pronto e impactará en la sociedad. Las mujeres que puedan encaminarse del lado del trabajo podrán decidir su futuro solas, sin la presión de una pareja abusiva o la falta de recursos. La mayoría de las mujeres que son parte de los talleres, están a punto de ser libres o acaban de salir de un penal. Sabemos los prejuicios a los que se enfrentan para lograr un empleo, un crédito, etc. Por ello, es fundamental que se apoyen estas iniciativas que no solo entregan dinero, generan crecimiento personal y profesional.

Estos talleres que van en crecimiento: Metepec, Zinacantepec, Toluca, pretenden transformar historias de vida, mover la conciencia de todos para antes de juzgar, dar la oportunidad a millones de mujeres a ser libres de verdad.


Visto 1040 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Noemí Muñoz

Ganando espacios