¡Excelente, las mujeres y su Movimiento 8M, imparable!

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¡Excelente, las mujeres y su Movimiento 8M, imparable!

Lunes, 11 Marzo 2024 00:15 Escrito por 
Carlos García Carlos García El socavón

Son tenaces, indiscutibles e incansables luchadoras sociales!   

Sin lugar a dudas, las movilizaciones de decenas de miles de las mujeres, que abarrotaron y desbordaron Paseo de la Reforma, las calles adyacentes al Centro Histórico hasta copar el Zócalo de la Ciudad de México, dieron un ejemplo a seguir, demostraron una vez más que el Movimiento de Mujeres 8M sigue cobrando gran relevancia, además de una sólida y penetrante fuerza a todos los sectores sociales, además de lograr más unión y seguir cristalizándose como un multitudinario grupo fortalecido, que el viernes pasado dejó honda huella en los anales de las manifestaciones en nuestro hoy, vapuleado país, en una aniversario más del Día Internacional de la Mujer.

Fue impresionantemente la energía que contagiaron todos los grupos asistentes de mujeres que se concentraron en los distintos puntos acordados previamente, como la Glorieta de las Mujeres, el Ángel de la Independencia, así como el Monumento a la Revolución, una marcha más repleta de emociones, de energía, las consigas que a al unísono gritaban, enchinaban la piel, como: ¡Hay que abortar, hay que abortar, el sistema patriarcal, o ¡Ni una más ni una más ni una asesinada más!, ¡Mujer, hermana, si te pega no te ama!, ¡Porque somos la mitad del mundo, sostenemos la mitad del cielo, mujeres en lucha, exigiendo sus derechos!¡Con falda o pantalón, me respetas cabrón!, ¡No!, ¡Que te dije que no!, ¡Pendejo no!, mi cuerpo es mío, yo decido tengo autonomía, yo soy mía, porque ¡no! ¡Que te dije que no! Y muchas frases más que cimbraban los edificios del Paseo de la Reforma, de la Avenida Juárez, de Madero, de Cinco de Mayo, hasta llegar a la plancha del Zócalo capitalino.

¡Ya nadie nos va a callar!, otra consigna más, en una marcha más en la Ciudad de México que se pintó de púrpura, de morado, por las playeras, gorras, mascadas y nuestras mujeres portaban, que contagió a todas las personas que veían el paso de los contingentes emocionadas, férreos que tuvo réplicas en más de 60 ciudades de la república mexicana, es hasta hoy, la más emotiva que todas las anteriores.

La extraordinaria organización de los colectivos, de las asociaciones civiles, de las Organizaciones no Gubernamentales, de las madres buscadoras, así como de los distintos grupos de mujeres que se unieron, le dieron un matiz de fortaleza, de unión, de solidaridad, de fortaleza, que no se ha arredrado pese a las intimidaciones de los tres niveles de gobiernos, (federal, estatal y municipal), que hasta hoy, no han podido hilvanar un proyecto mucho menos un programa para disminuir los elevados índices de feminicidios que son un promedio de diez al día y los regímenes “dormidos en sus laureles”, que impiden a toda costa la manifestación de las mujeres por las rúas sus ciudades, de la patria “que es de todas y todos”, esto en alusión, a que el gobierno fallido que encabeza el inquilino de Palacio Nacional, una vez más y para no variar, quitó la bandera tricolor de la plancha del Zócalo y que las mujeres del movimiento 8M traían la suya que izaron con todo valor.

Así es -apreciable lector- en la Ciudad de México, marcharon decenas de miles de mujeres que han sufrido violencia física, han sido violadas, otras más han perdido la vida a manos de unos infelices desquiciados mentales que no han sido castigados con sentencias ejemplares por algunos jueces y que hoy en día caen presos en los distintos Reclusorios de Alta Seguridad en Estados Unidos para criminales perversos, increíblemente son protegidos sigilosamente por otros grupos de otros criminales que gozan de privilegios purgando sus respectivas sentencias por otros delitos cometidos para que no les apliquen la ley del Talión: “Ojo por Ojo, diente por diente”. Indignante que estos violadores, abusadores perversos gocen de protección de otros malandros que son de la misma calaña.

El gobierno capitalino, por supuesto, morenista, contabilizó la asistencia de 180 mil mujeres a dicha marcha, sabemos que fueron más de 300 mil, (como siempre, especulando y denostando con las cifras reales),  debido a que no cabía ni un alfiler en las calles aledañas al Zócalo  ni en la misma plancha que se extendían hasta avenida Juárez, entronque con Reforma.

Y seguían las consignas: ¡Esto ya no es un país, es una fosa común donde ayer enterré a mi hermana y mañana puede ser la tuya! Asimismo, dijeron. “enfrentamos tiempos aciagos y necesitamos organizarnos mejor para enfrentar a la hidra de mil cabezas; juntas somos más fuertes”.

Hoy en día, son asesinadas entre 10 y 11 mujeres diariamente, con una tasa de impunidad que supera el 95%; y solamente una de cada 10 mujeres se atreven a denunciar a su agresor por miedo y por la ineficacia y falta de confianza en las autoridades.

La cifra es aterradora, pues más de 3 mil mujeres son asesinadas en nuestro país, siendo las más jóvenes, ya que en los últimos años los delitos sexuales contra niña y adolescentes han aumentado, así como la violencia familiar, la trata y los citados feminicidios.

De igual manera en nuestro país, siete de cada diez mujeres mayores de 15 años han sufrido cualquier tipo de violencia a lo largo de su vida; es decir, más de 50 millones de mujeres y niñas mayores de 15 años han atravesado por algún tipo de violencia, cifra indignante.

A nivel mundial, México ocupa el deshonroso décimo lugar con 1.4 feminicidios por cada 100 mil mujeres; por otra parte, desaparecen 6 mujeres diariamente de acuerdos a cifras de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Mientras que la violencia sexual es la que más ha crecido en 8.4 puntos porcentuales; la mitad de las mujeres y niñas mayores de 15 años la han sufrido.

Con estas cifras aterradoras que son indignantes, los mexicanos debemos cambiar radicalmente  nuestra manera de tratar a las mujeres, es el momento de hacer alto, de analizar a fondo el comportamiento, recordemos que lamentablemente con la pandemia, la violencia familiar se disparó considerablemente. Es el momento de ser más creativos, comprensivos, pensantes, las mujeres son artífices en los hogares, en el trabajo, en las secuelas y en todos los ámbitos y labores en las que ingresen.

Las mujeres son parte fundamental y primordial en el desarrollo económico, social y familiar, son las únicas preparadas para embarazarse, para engendrar y darle vida a una criatura;  es preciso citar que al entorno al que ingresan, suman, crean y unen, son muy creativas y a fin de cuentas, son maravillosas.

Debemos abatir de tajo la violencia hacia las mujeres hasta erradicarla, no es nada agradable ni “honorable” estar en ese deshonroso décimo lugar en feminicidios que ostentamos.

Sabemos de antemano que este gobierno fallido de la fracasa y autollamada 4t  no implementará ningún programa ni desarrollará estrategia alguna para disminuirlo, López Obrador, es el primero que busca la división, la rijosidad, no le gusta la armonía ni la paz, ni el crecimiento económico, ni la estabilidad social, que tanto pregonó como candidato en el lejano 2018, tampoco quiere retornar a nuestra nación la armonía y la paz que nos ha robado el crimen organizado en todas sus modalidades.

El tabasqueño le apuesta a la desunión, a la inestabilidad social para buscar perpetuarse en el poder y que por supuesto, la mayoría de los mexicanos, (más de 70 millones de los 105 millones de votantes) no deseamos que lleve a cabo su plan perverso, porque no se lo permitiremos, pues anhelamos seguir construyendo nuestra democracia que aún es frágil e incipiente.

¡Lo emocionante y real es ver y saber que el Movimiento de las Mujeres M8, es imparable!

¡Los hombres seguiremos solidarios , apoyando inquebrantablemente a todas las mujeres!


Visto 1278 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Carlos García

El socavón