DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Servirá de algo la ampliación de la jornada laboral?

Domingo, 05 Mayo 2019 09:53 Escrito por 
¿Servirá de algo la ampliación de la jornada laboral? Lo bueno, lo malo y lo serio

Mientras que hay países como Japón que se ocupan en reducir las jornadas laborales de sus ciudadanos con la campaña “Premium Friday” con el objetivo de sacarlos de sus oficinas los viernes a las 3 de la tarde para frenar el exceso de trabajo, en México se pretende ampliar la jornada a seis días de la semana.

En aquel país se reportó un problema creciente relacionado con el exceso de trabajo según el Ministro nipón y que tenía que ver con suicidios. La legislación laboral establece que las jornadas de trabajo no deben superar las 40 horas semanales, además de que con la campaña mencionada se pretende dar un impulso al consumo privado.

Mientras tanto en México, que de hecho se encuentra entre los primeros lugares de las naciones en las que se trabaja aún más, junto con Costa Rica, de acuerdo a un análisis de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con 2,225 horas por año, en tanto que los costarricenses reportan 2,212, lo que coloca a ambos como los países con las jornadas laborales más extensas.

Si la intención de ampliar la jornada para los burócratas de confianza es para obtener mayor productividad, la realidad es que la traducción de ésta sólo puede verse desde el punto de vista de una esclavitud moderna.

El resultado será tener a una burocracia haciendo horas nalga en sus lugares. De entrada, las diferentes áreas del gobierno federal han sido adelgazadas a su máximo nivel, por la exigencia de una austeridad mal entendida, porque la productividad no será la misma.

Desde finales del año próximo pasado y en lo que va del presente, se han reportado una gran cantidad de personas que han sido despedidas de sus puestos de trabajo, condición que a la gran mayoría, si no es que a todos, les cayó de sorpresa, lo anterior con el pretexto de tener una plantilla obesa en las diferentes áreas de la administración federal. Sólo que en apariencia no se llevó a cabo un estudio a conciencia para tomar tal decisión, fue sólo, de acuerdo a lo que ha reportado el personal que ha sido despedido, al azar y porque así lo exigía el nuevo gobierno.

Pero, en el caso de que se haya realizado una minuciosa selección del personal con un desempeño destacado para poder conservar su lugar de trabajo, no puede entenderse la inclusión de personajes con dudosas capacidades para el desempeño de las funciones que se les ha encomendado, en especial, porque la exigencia de conocimiento resulta ser obvia. Lo vimos con las entrevistas que se llevaron a cabo con los candidatos a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con la idea barata de ser honestos, cualidad que no debería venderse como si se estuviera haciendo un favor, sin importar que los conocimientos sean limitados.

Porque con ese hecho si se puede garantizar algo, el estancamiento del desarrollo natural con el que deben responder las diferentes áreas, sobre todo las especializadas.

El caso es que los trabajadores de confianza se verán en serios aprietos, pues no es un secreto que la fuerza laboral, al menos en gran parte de ella, las actividades cotidianas corren a cargo de los auxiliares y los sindicalizados, y éstos, por obvias razones no se tocarán.

Es decir, los burócratas, cuyo pecado será entonces ser considerados de confianza, tendrán que cargar con una jornada que en el mejor de los casos reservarán algo para hacer el sábado, de lo que no terminarán deliberadamente el viernes, y tener algo qué hacer, o hacer como que están haciendo.

Esto no necesariamente se va a traducir en condiciones adecuadas para obtener una mayor productividad, el cansancio es una de las partes que parecen no tener la menor importancia, además debe considerarse el gasto que va a representar el uso excesivo de luz, que realmente suena innecesario, y que el trabajador no podrá disponer de tiempo con la familia, para sus distracciones, entretenimiento o descanso, al que todos tienen derecho.

Mientras que en el mundo se busca la forma en la que el trabajador pueda acercare a un bienestar personal, para disponer de lo único que no puede ser comprado, que es el tiempo, y con ello mejorar la calidad de vida, con la nueva decisión se pretende terminar con esto, nadie entonces del personal de confianza tendrá derecho a divertirse de más o a descansar.

De por sí, por la misma carga de trabajo en las diferentes dependencias, muchas veces se ven interrumpidos los días de descanso para cumplir con un encargo o con una urgencia, como le llaman los empleados de gobierno, un “bomberazo” sacrifican días de descanso, ahora, siendo obligatorio no les quedará de otra que aceptar o renunciar.

Existen áreas que es comprensible la disposición del personal, por más horas de trabajo, por más días, como las de seguridad y de salud, pero hay otras que trabajar de más parece ser una verdadera tontería, no hay necesidad, y no tiene caso.

 

Visto 1004 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio