DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Seguridad

Miércoles, 10 Julio 2019 00:08 Escrito por 
Seguridad Hablando de...

Interminable el tema de la Guardia Nacional, pues cada semana su creación y conformación nos da motivos para hablar de ella. Ahora podemos analizar la reacción, siempre justificada, de los elementos de la Policía Federal al negarse a pertenecer a esta corporación salida de la imaginación de un Frankestein, que ha dado vida a un ente, conformado de partes de diferentes cuerpos que embonan pero no se entienden entre ellos. Por eso, la negativa de policías de carrera y preparados como agentes de un cuerpo de seguridad civil a servir bajo las órdenes de militares, que tienen una formación totalmente diferente, la negativa a perder sus derechos y prerrogativas como trabajadores de la federación y, sobre todo, a desempeñar sus funciones de seguridad en condiciones de desigualdad ante la delincuencia organizada.

Me pregunto, con la idea de la desaparición total de la Policía Federal, ¿qué pasará con las áreas de investigación e inteligencia conformadas por profesionistas de diversas carreras y que además fueron preparados específicamente para esa labor de captación, análisis y clasificación de la información?, ¿será que aceptarán pasar a la tropa como soldados rasos y bajo el régimen militar, o se unirán a las filas de desempleados con especialidad en seguridad pública?

Es preocupante, estimados lectores, si estos ex policías buscan y encuentra un trabajo honesto estamos del otro lado pero si se van a engrosar las filas de la delincuencia, tendremos grupos especializados luchando al lado de la delincuencia organizada en contra de la autoridad y la misma sociedad.

Debemos seguir con interés qué sucede, en materia de seguridad, con las acciones erráticas del gobierno federal y si ante este problema se reforzarán las policías estatales y municipales para dar tranquilidad a los ciudadanos y así seguir la norma constitucional que obliga a los tres niveles de gobierno a cumplir con la función de la seguridad pública.

Mientras tanto, la delincuencia se regocija y los niveles de inseguridad crecen a la par de de los delitos comunes y sobre todo los de alto impacto. ¿Será que se cumple lo que muchos vaticinamos y la militarización del país es una realidad?, como se diría coloquialmente: camina como pato, grazna como pato, tiene pico y plumas como pato, entonces, ¡es un pato! Si en la Guardia Nacional vemos vehículos militares, elementos vestidos de soldados con mandos militares y armamento militar… Entonces… ¡son militares! Soldados y marinos con un brazalete con las siglas de la Guardia Nacional y que no han tenido ningún entrenamiento en materia de seguridad pública y mucho menos capacitación especial como lo presumió la Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

Podemos concluir, con mucho desánimo, que en materia de seguridad pública seguimos en un gran problema, que cada día se acrecenta más y que debe preocuparnos y ocuparnos.

No podemos permitir que el abismo se haga más grande pues el día que intentemos pasarlo, será imposible. Las instituciones funcionan y deben mejorarse, no destruirse, si la Policía Federal crecía cada vez más en la confianza ciudadana, habrá que apoyarla y no acabar con ella.

Muchos valiosos servidores públicos viven en la indefinición y sus familias en el temor de un futuro incierto y, mientras tanto, los delincuentes ven un futuro promisorio.

Por cierto: este viernes se celebra el Día del Abogado, felicidades a todos mis colegas, que con sus acciones, hacen de nuestra profesión un orgullo.

Visto 700 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
José Vera Monroy

Hablando de...