Socialidad y vida cotidiana

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Socialidad y vida cotidiana

Miércoles, 17 Julio 2019 08:36 Escrito por 
Socialidad y vida cotidiana Matices

En 1990, Nelson Arteaga-Botello publicó “Socialidad y vida cotidiana en Toluca”, un libro que retrata de manera sucinta, amena y mordaz, la vida cotidiana de la Toluca de finales de los años 80. En el texto se analizan los espacios de socialidad, que retratan el conjunto de entramados sociales y los valores imperantes en la sociedad de esa época.

El autor pone acento en espacios como VIPs, Sanborns, McDonald´s y Villa Jardín, la discoteca de moda de ese momento (hoy en día dicho espacio no existe, incluso el concepto “discoteca” tampoco). Todos esos lugares ganaron centralidad como espacios de socialidad, desplazando a la Alameda y los Portales, como puntos de reunión tolucense, en los que después de misa se tomaba un helado, un refresco o simplemente caminaban para platicar y ponerse al día sobre lo que ocurría en esta pequeña ciudad.

El VIPs –porque solo había uno– era un espacio donde se reunían jóvenes a tomar una eterna taza de café. La calidad del café, al igual que ahora, daba mucho qué desear, pero ello no era ningún obstáculo para que chicos y chicas acudieran en masa a experimentar ese sentimiento de libertad de poder “mirar, reír, comer, fumar, ligar, despreciar, coversar, disimular, conspirar, etcétera”.

En dicho libro se describe cómo la sección de revistas del Sanborns era uno de los espacios más concurridos, ahí las personas podían estar al día de lo que ocurría en el mundo, encontraban las últimas noticias de política, economía, arte, moda, tecnología, autos, ciencia o decoración; todo ello con tan sólo hojear las revistas, pues casi nadie las adquiría.

Cierro los ojos y me veo en Villa Jardín porque –como bien dice Nelson– era difícil que algún joven clasemediero no hubiese estado algún día en ese lugar, disfrutando del baile y la euforia musical, una vez librado el protocolo del N.R.D.A. (Nos Reservamos el Derecho de Admisión).

Cierro los ojos y me veo –25 años después– entrando a ese mismo espacio que hoy alberga oficinas gubernamentales. El lugar donde se localizaba la pista hoy está lleno de escritorios; la vida en ese sitio no transcurre más al caer la noche, hoy empieza con el alba y el murmullo de los oficinistas que a medio día salen a un OXXO a comprar alguna golosina.

Como parte de un ejercicio de mirada sociológica, hace poco le pedí a grupo de estudiantes asistir a una serie de restaurantes o cafeterías, con el propósito de observarles como espacios de reunión, en donde confluyen intercambios simbólicos al tiempo que se reafirman identidades sociales.

La primera selección, fueron los lugares que muchos de ellos suelen frecuentar, o al menos han considerado en algún momento como una opción para reunirse un día cualquiera. La segunda selección la induje: VIPs y Sanborns. Había que observar la composición del espacio, el tipo de personas que se reúnen, las emociones que se manifiestan, las relaciones sociales que se construyen.

De manera espontánea y amena, hicieron referencia a los espacios que ellos frecuentan, que son los lugares donde se sienten cómodos; donde pueden pedir infusiones, cafés de sabores, fríos o calientes, cervezas artesanales, vinos, alimentos orgánicos. Hoy de hecho no es necesario ir acompañado, o la compañía puede ser una mascota, un libro o algún amigo conectado del otro lado del mundo.

A mis alumnos, VIPs y Sanborns les resultaron ajenos porque ahí se reúnen personas adultas, que hablan de trabajo, de problemas políticos, de crisis, de jubilaciones. Muchos van en familia, principalmente si es fin de semana. En el caso de Sanborns no les queda claro si es un restaurante, un bar, una librería o un pequeño centro comercial.

Escribo sin tener clara conciencia del momento en que se transformó la ciudad, sus espacios de socialidad, sus valores. Lo único que queda claro, es que “el presente es el tiempo en el que se asegura la identidad, y las preguntas ¿qué somos? ¿a dónde vamos? reciben respuesta.”

¿Y tú cómo vives tus espacios de construcción de socialidad cotidina?


Visto 1681 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Ivett Tinoco García

Matices

Sitio Web: #