Admirado Señor Wagner:

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Admirado Señor Wagner:

Miércoles, 25 Septiembre 2019 00:08 Escrito por 
Admirado Señor Wagner: Matices

Admirado Señor Wagner:

Disculpe mi atrevimiento al escribirle, he escuchado poco de su obra y le conozco apenas brevemente. Sin embargo, en fechas recientes, he sabido más de usted gracias a algunos amigos, quienes me han contado de su relación con Arthur Schopenhauer y con Friedrich Nietzsche con quienes comparte pasión tanto por la música, como por la literatura.

¿Sabe? a ellos también les admiro, quizá porque –como usted– son unos idealistas, interesados en las artes.

Considero que el pensamiento e ideas estéticas de todos ustedes están dando un giro a la forma en que concebimos el mundo. Tienen una mirada crítica hacia la moral existente, indispensable en los tiempos que vivimos, tanto como sus cuestionamientos religiosos y sus ideas revolucionarias, aunque a veces se decepcionen de la falta de voluntad que habita en la mayoría de nuestra sociedad. Y no los culpo, aunque por eso son necesarios espíritus como los suyos, llenos de ímpetu y mucha, mucha genialidad.

No coincido, por supuesto, con todas sus posturas ideológicas Señor Wagner; algunas de ellas me parecen, incluso, un poco perversas, aunque felizmente ello no afecta –para mí– la genialidad de sus obras.

Me han contado que Usted es férreo admirador de Ludwing van Beethoven. ¡Y cómo no serlo si se trata de un gran prodigio de la música! Con sus sinfonías, sus conciertos para piano, sus sonatas y ¡Fidelio! Sin duda, toda su obra tiene una fascinación especial que atrapa hasta las mentes más brillantes, como la de Usted.

Mis amigos están muy emocionados por su más reciente composición: El Ciclo del Anillo, coinciden en que es una obra magistral, que será un parteaguas en la historia de la música, no se deciden por alguna de las cuatro óperas épicas (qué usted prefiere referir como “dramas”), inspiradas en figuras y elementos de la mitología germana reunida en “El anillo de los nibelungos”. Para algunos su favorita es “El oro del Rin”, otros prefieren “La Valquiria”, unos más “Sigfrido” y otros tantos “El ocaso de los dioses”.

Ellos tienen claro que el Ciclo del Anillo no es un historia de dioses, semidioses y enanos, sino una lucha entre el poder que todo lo corrompe y el amor, el repudio hacia la codicia de los poderes políticos que termina en revolución y extinción de la civilización. Es, como dicen, el ocaso de los dioses.

Por mi parte, he tenido la oportunidad de escuchar en vivo la primera de ellas –que fue la última en ser creada. Le confieso, Señor Wagner, que no dejé de llorar los últimos diez minutos, el sonido de las arpas evocando la lluvia tuvo un reflejo vívido en mis ojos. Lo que escuché esta noche me pareció único, magistral, sublime.

Quizá ya muchos le han dicho que tiene un lenguaje musical tan particular, tan de vanguardia, tan demasiado contemporáneo para estos tiempos.

Permítame de manera irreverente preguntarle: ¿De dónde sacó una obra así? ¿Es producto de su genialidad, o de su locura? ¿Cómo logra darle forma a este drama musical?

¿Cómo construye esta fantástica obra? No, no intento en ningún momento que me responda, y aunque lo hiciera, cualquier respuesta de su parte quizá resultaría poco comprensible, como incomprensible son para mí todas las emociones que se detonaron al escuchar su música y la exaltación de sus acordes.

Permítame conocerle un poco más, por favor; acercarme a sus procesos creativos, a la locura de su musicalidad. Quisiera comprender cómo lidia su arte con esa vida disipada que lleva, cuestionada y admirada al mismo tiempo.

Sinceramente

Julia


Visto 1713 veces
Valora este artículo
(6 votos)
Ivett Tinoco García

Matices

Sitio Web: #