Los Sonámbulos... Sobre el “muerto”, más coronas

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Los Sonámbulos... Sobre el “muerto”, más coronas

Domingo, 29 Octubre 2017 09:45 Escrito por 

Mientras toda la fauna neoliberal está lanzada a demostrar que los “populismos de izquierda” no son peores que ella en materia de demagogia y cháchara embaucadora al proponer “salarios rosa” para todas las amas de casa (Carlos Slim, dixit), la economía de casino continúa su embestida contra el peso, llevándolo nuevamente a los linderos de los 20 pesos, y haciendo lo que mejor sabe hacer: saquear las arcas nacionales ante turbulencias provocadas por sus adictos adeptos (inversionistas, innovadores o mercado, les llaman).

La “volatilidad”, ese vocablo alcahuete utilizado por la tecnocracia neoliberal para tratar de enmascarar los episodios de la irracionalidad de los “espíritus animales”, impone la estrategia de empeorarla con “tranquilizadoras” subastas de miles de millones de dólares (casi 4 mil millones en las últimas fechas), envueltas en coberturas cambiarias supuestamente preventivas ante locuras trumpistas, fallidas negociaciones telecaneras (por el Telecé) y, en una de esas, por qué no, las zumbonas calaveras de José Guadalupe Posadas, digno representante del surrealismo nacional e internacional, según Bretón y sus fieles.

“Hay que dar orden o liquidez al mercado”, se dijo oficialmente, en un descarado eufemismo de la depredación, sin más límite que su propio apetito.

En esas estamos cuando aparecen los dueños del país a dar calambres al aparato oficial: hay que sustituir todos los programas sociales y los recursos respectivos distribuirlos en salarios a las amas de casa, según
Carlos Slim, un extraño caso de “nacionalismo globalizador” que, al tiempo que se aferra a mantener sus monopolios, sembrando explosivos en el camino de posibles competidores en telecomunicaciones, ruega por mirar al mercado interno (el suyo, claro) como alternativa para reactivar la economía, sin duda en estado depresivo durante las últimas décadas.

Más coronas y epitafios en estos días de muertos, tanto por violencia como por las festivas catrinas en honor del caricaturista de Aguascalientes (eso, en vez de exorcistas, brujos y otros fantasmas), el “filantrocapitalismo” nacional se muestra en todo su populismo (y en toda su demagogia) con medidas que no han sacado de miserable ni de pobre a nadie, como esas dádivas salariales para las jefas de familia, sólo competitivas en el festejado mercado laboral sexenal con sus “inflados” tres millones de nuevos empleos.

Ni siquiera sirven ya de paliativo y han aportado su cuota para la inauguración, como símbolo de la miseria neoliberal, de comedores populares como si se tratara de tiendas de conveniencia (otro signo del “nacionalismo globalizador” de nuestra época).

Es cierto que la adiposa sinecura oficial, llamada Secretaría de Desarrollo Social y que dice atender a los pobres, ha resultado más que estorbosa aunque electoreramente sustanciosa, pero echarle una corona al cadáver no va a reducir el problema.

Mientras se siga intentando desviar la atención sobre el fenómeno a combatir, y que no es otro que la desigualdad (con sus evasores de impuestos, paraísos fiscales, monopolios, duopolios, oligopolios y todo esto unido en lo que se denomina como “mercado”) continuará la producción de calaveras, por violencia o miseria, y de arreglos florales sin necesidad de apelar a la efeméride.

Visto 1172 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Jesús Delgado

Los sonámbulos