Sonámbulos... Capitalismo perro

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Sonámbulos... Capitalismo perro

Miércoles, 09 Agosto 2017 04:32 Escrito por 

Las historias son distintas, su narración a muchas voces y plagada de paraísos que ni en sueños se podrían imaginar, pero todas confluyen en un mismo punto: la desigualdad generada por el agandalle de la riqueza y la distribución de la miseria mediante programas casi calcados de los períodos de entreguerras para paliar el hambre y la desesperación.

Algunas pinceladas, como puñaladas traperas, dibujan a ese “capitalismo perro” (como los amores, y neoliberal, claro) encajando con rabia los colmillos en cada movimiento:

Se supone que a 22 años del Tratado de Libre Comercio (TLC), el país estaba instalado en el primer mundo. Pero lo que ha hecho es desterrar a más de 11 millones allende las fronteras (cuyas remesas han impedido la debacle económica nacional, y eso es lo realmente significativo del acuerdo). No vivimos una guerra como Siria, pero ahí están las consecuencias de ese y de más de una docena de “tratados”.

También, era un supuesto que la privatización de los bienes nacionales iba a alentar la competencia, a crear más empleos y bien pagados; a mejorar la producción y al final los precios favorecerían a los consumidores; se dijo que haciendo a un lado a la adiposa sinecura oficial, el legendario “Pulpo Chupeteador” de Jesús Martínez “Palillo” sería una anécdota del folclor nacional.

El hecho es que el octópodo sigue más mimetizado que nunca, dando la apariencia de que es autoridad (incluso frente al narco); también, se produce más, se paga menos al trabajador (ni hay más empleos ni sueldos decentes) pero se le cobra como si fuera un extraterrestre, además de que los políticos de las distintas fuerzas partidistas, actuando con empleados o como socios, diseñaron leyes no para favorecer la competencia, sino para fomentar y consolidar monopolios y oligopolios.

Todo esto a punta de modernas “reformas estructurales” que, perogrullada, han profundizado la depredación de los bienes nacionales (lo último, el petróleo cuya supuesta escasez apresuró la apertura y el concurso de monopolios internacionales pero que, !milagro!, de repente presenta enormes reservas), con el saldo vergonzante de más de 56 millones de pobres y 30 familias erigiéndose como el no menos penoso “1 por ciento”, succionadores de la riqueza nacional.

Y a eso hay que sumar el mundillo financiero sin controles, más propenso a la especulación que a la inversión productiva, de ahí que la deuda pública esté en alrededor de 50 por ciento del PIB.

Tanta plaga ha sido peor que la de los profetas, pero quieren convencer a la gente diciéndole que la situación sería mucho peor, que hay que ir por más telecés, más reformas y todas las zarandajas de las últimas casi cuatro décadas.

*Estas líneas son para agradecer a la periodista Diana Mancilla Álvarez la gentil invitación para alternar con plumas de prestigio en esta nueva empresa y tratar temas, obvio, de sonámbulos, vivos no-muertos y otras hordas de caminantes harapientos -políticos incluidos- que tratados comerciales, privatizaciones, monopolios, la depredación financiera y el desmoronamiento de la autoridad han generado en nuestro país y en otros en buena parte del mundo. Por lo demás, no tengo duda de que como persona y como profesional, Diana sumará un nuevo éxito a su dilatada trayectoria.

Visto 2256 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Jesús Delgado

Los sonámbulos