La primera línea

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La primera línea

Miércoles, 20 Enero 2021 09:17 Escrito por 
José Vera Monroy José Vera Monroy Hablando de

En los últimos días, la vacunación contra el COVID, ha sido tema preponderante en el entorno nacional.

Gran controversia ha causado el programa establecido por el Gobierno Federal al considerar que sólo el personal médico y de enfermería se consideran en la primera línea de combate a la pandemia. Y es cierto, en primer lugar debe vacunarse a quienes directamente atienden a los enfermos, pero también debemos pensar en un grupo vulnerable que todos los días se arriesgan saliendo a la calle para servir a una sociedad qué, si bien es cierto, debería encontrase en el encierro, en realidad pretende hacer sus actividades como si el coronavirus no existiera.

Ya mencionamos que muchos irresponsables siguen realizando actividades tumultuarias sin tomar en cuenta las restricciones, como un baile en Chimalhuacán o la venta de bebidas alcohólicas en las llamadas “chelerías” de Tepito, y para tratar de controlar esas faltas a la norma, y sobre todo a la moral ciudadana, se tiene que hacer uso de los medios que tiene el gobierno para tales efectos. ¿Y quiénes son la primera línea para ese control social?, una serie de servidores públicos que podrían estar resguardados en su casa pero no es posible por las necesidades del servicio, como se dice en el argot policial.

Hablemos de todos los servidores públicos que arriesgando su integridad y salud tienen que presentarse a trabajar sin limitación:

Bomberos, paramédicos, personal de protección civil, policías, inspectores de gobierno y de comercios, policías de vialidad, inspectores y bomberos forestales (recordemos que ya es época de incendios en los bosques), empleados de limpieza en las calles, y quienes recogen la basura que sin cuidado desechamos y entre la que se tiran los objetos utilizados por enfermos sin ninguna precaución. Todos los mencionados también están en la primera línea de resolución del problema y tienen derecho a ser vacunados con rapidez y prioridad.

Siguiendo con el tema de la vacunación, es imposible pensar que existen muchas probabilidades para que pronto la mayoría de la población esté vacunada, en primer lugar debe pensarse que la emergencia mayor se encuentra en las grandes ciudades y sus zonas conurbadas, ahí es donde debe apurarse la vacunación, el mayor número de hospitalizados, la falta de espacios en hospitales y la mayoría de las muertes se están dando en las megalópolis y es lógico, si en ellas se encuentra el mayor número de habitantes.

Una fórmula muy sencilla para acelerar la vacunación es permitir la importación en la iniciativa privada, quien tenga la oportunidad que pague su vacuna y así la vacunación gratuita surtirá sus efectos porque se enfocará a los más necesitados y a quienes no tiene la posibilidad de comprarla, creo que con esta acción el gobierno despresurizaría la campaña de vacunación.

En resumen: la vacunación no será la solución, ya lo dijeron los expertos, pero si ayudará a controlar el virus y la enfermedad que dentro de diez años será como una fuerte gripa, también lo dijeron los expertos.

Por cierto: seguimos en semáforo rojo y aunque para activar la economía, se ha dado una solución parcial al tema de los restaurantes, sigámonos cuidando y si no es urgente o necesario no salgamos de casa.


Visto 1203 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
José Vera Monroy

Hablando de...