Filosofía del Dinero, la clave del mundo... actual

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Filosofía del Dinero, la clave del mundo... actual

Jueves, 21 Enero 2021 00:08 Escrito por 
Articulista Articulista Javier Ortiz de Montellano

El filósofo y sociólogo alemán George Simmel define la sociología como la disciplina que estudia las relaciones entre individuos y nos dice que toda relación entre personas evidentemente depende del hecho previo de que saben algo unas de otras (y, asimismo, ignoran muchas otras, y precisamente escribió en 1908 El secreto y las sociedades secretas).

Simmel señala que en el mundo moderno y hasta la fecha, la principal relación entre las personas se da por medio del dinero. Esto se debe a que en la modernidad el rápido crecimiento de la cultura de los objetos, su aceleración progresiva, lleva a un creciente déficit de la cultura subjetiva, de otros valores y sentimientos no medibles por el dinero.

Ni duda cabe que en el mundo posmoderno de hoy el dinero ha prevalecido sobre el mundo antiguo, que otorgaba primacía a otros valores. El capitalismo se impuso sobre el socialismo real que colapsó ante la imposibilidad de crear al nuevo hombre racional del futuro.

Ya desde antes de que estallara la Revolución Rusa, Simmel había señalado en 1900 en su libro La Filosofía del Dinero que el diagnóstico de Marx sobre la alienación que tiene su énfasis en la esfera del trabajo, en realidad abarca la enajenación de la creación en todas las esferas de la vida. La apropiación de la mercancía, afirmaba, es sólo un caso particular de las cosas existentes en general, que incluyen los productos y servicios culturales.

El diagnóstico marxista sobre la mercancía en el mundo capitalista fue, si no descartado -porque Simmel mismo era un reformista social-, sí superado por su análisis, que amplió el diagnóstico de Marx, aplicable al mundo laboral, a todas las cosas creadas en el mundo cultural. La explotación del trabajo industrial alienado aparece para Simmel como un caso especial de la alienación de toda la subjetividad creadora con respecto a sus objetos culturales, que valen según la racionalidad del cálculo del dinero, favoreciendo al capital y no a la creatividad individual.

El desarrollo de la cultura moderna, y su acelerada tendencia en la actual cultura posmoderna, lleva a que ésta aparezca cada vez más alejada de las esferas subjetivas de las personas. En otras palabras, cada vez aumenta más el abismo entre la cultura del hombre (Valores y sentimientos) y la (in) “cultura” de las cosas. El ser humano es tratado como cosa e inversa y perversamente las cosas y las imágenes son dotadas de falsos atributos característicos de los humanos (parece que hablan, piensan y hasta sienten... en los surrealistas anuncios).

El individuo se vuelve ajeno no sólo al medio cultural amplio sino también a los aspectos más íntimos de la vida cotidiana, por varias razones, según Simmel: en primer lugar, el espectacular aumento de las mercancías (“diferenciación consecutiva”) y en segundo lugar, la “diferenciación concurrente” de mercancías, que responde no a la mera necesidad, sino al ciclo capitalista de invención, imitación y desecho (por el círculo vicioso de obsolescencia programada de los objetos), inherente a la “racionalidad” productiva del dinero convertido en capital para producir mercancías cuyas ventas generen más dinero y la máxima tasa de ganancia. El dinero es la clave del mundo... actual.

¿Chiste o filosofía perenne del dinero?

Cuentan que Stalin estaba oyendo discutir a sus cercanos bolcheviques acerca de si existiría el dinero en la sociedad comunista. Los más izquierdistas trostkistas afirmaban que no porque el dinero solo es necesario en sociedades donde hay propiedad privada. Otra facción más derechista opinaba que sí, pues toda sociedad lo necesita para reglamentar el intercambio de productos. Le preguntan a Stalin, éste reflexiona y responde que la verdad es siempre una síntesis superior a los opuestos. Dicha síntesis es dialéctica, por supuesto.

Alguien pregunta: “¨¿cuál sería dicha síntesis?”.

Stalin responde: “Existiría el dinero y no existiría, a la vez.

¿Cómo sería eso, Camarada Stalin?

Muy sencillo: Algunos lo tendrán y otros no”.

Y en esas seguimos...


Visto 879 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Javier Ortiz de Montellano

Articulista invitado