¿Quién construye los montajes?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¿Quién construye los montajes?

Domingo, 11 Abril 2021 04:22 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

Es lamentable que a más de dos años del gobierno del presidente Andrés López Obrador sigan siendo los temas en los que involucra de una o de otra forma a sus adversarios, los conservadores, la prensa fifí y demás enemigos creados o inventados el foco de atención durante sus apariciones mañaneras, dejando de lado los de verdadera importancia e interés general, como la salud, la seguridad o la economía.

 

 

Un día sí y el otro también, ¿por qué no? habla del pasado; ese pasado que ha dañado a los mexicanos, pero que deja claro que el presente no es mejor. Sin embargo, presume el agravio y las injusticias que fueron su padecer. Pero la realidad revela que no ha sido de esta manera, su condición como eterno líder rebelde lo revela; quien ha sufrido antes como ahora, es el pueblo.

Ya es costumbre que el presidente ocupe su espacio para arremeter en contra de sus adversarios o la prensa conservadora (como la llama), porque le incomoda al no replegarse a su voluntad. Como dueño absoluto del espacio, hace mofa a costillas de esa prensa mientras que los incondicionales ríen a carcajadas. A los que por cierto, es mucho más sencillo y cómodo esperar que se les indique qué pueden decir, sin la menor intención de considerarlo o no, que construir la crítica ante un gobierno negado a permitir esa libertad.

Cada mañana se ofrece un festín en Palacio Nacional dirigido por López Obrador, omnímodo y dueño del micrófono desde donde dispone y dicta la agenda nacional, la cuál por supuesto, no abandonará.

Lo cierto es que ese encuentro mañanero es utilizado por el presidente para levantar una cantidad impresionante de cortinas de humo, que ocupa para distraer a todos y para eso se sirve de lo que sea.

Para el caso del tema que le fue expuesto por la ya famosa “vacuna de aire”, aplicada a un adulto mayor, se fue con todo en contra de uno de los más incómodos periodistas y críticos de su gobierno, Carlos Loret de Mola, al que no le ha sabido responder una sola de sus investigaciones.

Desde la comodidad que le otorga el cargo y el nicho del que se sirve para su conveniencia, ordenó la exposición de un tema que involucró a Loret y que ocurrió hace 16 años; ¿la razón? Esquivar el que le compete de las vacunas.

 

 

De no ser trágico resultaría un mal chiste, pero no lo es. Loret de Mola respondió a López a través de un video en el que señala que el presidente se encuentra molesto por las publicaciones de su plataforma y que el mandatario no ha logrado desmentir o probar algún montaje, de hecho, el periodista ha sido amenazado de ser investigado por parte del verdugo del gobierno, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo.

Loret dio la cara y se volvió a disculpar con su público, como ya lo había hecho anteriormente, en un asunto que no fue el periodista quien montó el acontecimiento, en todo caso lo fue el gobierno, éste no tenía ni tiene la capacidad para mover a toda la policía y demás periodistas. Pero esto no le importa al tabasqueño, como tampoco debería importar el resto de la sociedad, no tiene nada que ver con lo que hoy se reclama al gobierno respecto de las vacunas anti COVID-19.

Sin embargo, lo anterior trae a colocación un breve recuerdo de lo que ha sido la administración de este gobierno en poco más de dos años. Para desgracia del tabasqueño, hoy todo queda grabado; las declaraciones, las promesas, los desatinos, todo enriquece un valioso material que bien puede enfrentar una verdad diferente a la que pretende imponer.

Por esta razón, no es necesario recurrir a una exhaustiva investigación para enfrentar los hechos. Entre lo que se dice y lo que se hace existen abismales diferencias la mayoría de las veces, así como lo que se promete y lo que se cumple o deja de cumplirse. Ejemplos sobran.

Antes de asumir el cargo como presidente de México, ordenó una supuesta consulta que definiría el destino del aeropuerto de la Ciudad de México y que se construía en Texcoco, la cantidad de ciudadanos que acudieron a emitir su voto fue ínfima, pero para sorpresa de muchos, ese ejercicio fue vinculante. En realidad se trataba de una prueba para medir el ánimo ciudadano. La cancelación costará miles de millones de pesos a los mexicanos para pagar en el futuro, pero aún la propia consulta fue toda una simulación con urnas dispuestas en territorios con mayoría morenista.

¿Cómo olvidar el desabasto de gasolina a principios de 2019 que condenó a miles de ciudadanos a grandes pérdidas económicas para combatir el “huachicol”?. No se mostraron resultados tangibles, pero sí recibió el apoyo popular porque se presumió que todo era en beneficio de la patria. Las cifras oficiales, las de Pemex y los hallazgos de predios en los que se han localizado importantes volúmenes del líquido, reflejan otra cosa.

De la misma forma, y siguiendo la misma lógica; el gobierno señaló que se evitaría el robo de combustible a los ductos de Pemex y que para ello se tendrían que comprar pipas para el trasladarlo del combustible por tierra. La existencia de las pipas hasta la fecha es un misterio, no se ha permitido investigar a fondo el tema.

También el desabasto de medicamentos impactó a gran parte de la población, en especial a los niños y mujeres con cáncer, la estrategia de las contrataciones consolidadas se vio afectada. Lo anterior fue motivo para que los padres de los niños con cáncer realizaran diferentes manifestaciones provocadas por la desesperación de no ver una solución para sus hijos. Las consecuencias han sido lamentables.

No puede faltar el tema del avión más famoso del mundo, el TP01 José María Morelos y Pavón, del que prometió no utilizar porque representaba un exceso, un derroche, un lujo y un insulto heredado por gobiernos pasados. El uso mediático del avión por parte del tabasqueño ha salido más caro a los mexicanos, y le ha servido como una de sus mejores cortinas de humo, no se vende, pero ya se rifó, ya se iba a comprar, pero sigue ahí. No se descarta la posibilidad que de nuevo vuelva a ser utilizado para el mismo fin.

Lo anterior, entre muchas otras cosas, revela que las simulación está en otra parte y no en un periodista, cada día se construye la idea de un país que no existe, de una realidad diferente a la que perciben millones de mexicanos. ¿quién construye los montajes?


Visto 712 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio