Entre el “llueva truene o relampaguee” y el naranja del Edoméx

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Entre el “llueva truene o relampaguee” y el naranja del Edoméx

Miércoles, 11 Agosto 2021 00:17 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

Nos encontramos sin duda en un momento de lo más complicado para el país. La presencia de la variante Delta del COVID-19 ha venido a trastocar de nueva cuenta el regreso a las actividades de la sociedad y en especial, la posibilidad del regreso a clases presenciales.

La variante que surgió en la india, hasta el momento es la que más ha dificultado el intento por volver a una normalidad lo más cercana a la que se tenía antes de la aparición de la pandemia, ya que ha encendido las alarmas de alerta de nueva cuenta en el mundo, y en suelo azteca no podría haber sido diferente.

Preocupadas las autoridades de salud hacen las recomendaciones que les parecen más pertinentes para poder detener la nueva ola de contagios que amenaza con ser más impactante que las anteriores si no se controla su propagación de manera urgente, ya que ha sido vertiginosa.

La responsabilidad recae no solo en el gobierno, sino en los propios ciudadanos que han mostrado una gran indiferencia por la presencia de la nueva cepa, aunque en sí, es al propio gobierno al que le hace falta imponerse, pues es imperativo que debe tener conciencia la sociedad de que juega un rol relevante.

Ahora mismo en el país se estudia la posibilidad del regreso a clases presenciales, aunque son varios mandatarios estatales quienes ya dijeron que sí, entre ellos el gobernador del Estado de México, al presidente Andrés López Obrador, quien hace unos días salió determinado a decir que habrá regreso” llueva, truene o relampaguee”, aunque aún quedan unos días para reflexionar sobre el asunto.

Independientemente de los arranques autoritarios que empiezan a ser costumbre en el mandatario nacional; la verdadera responsabilidad recae en los gobernadores y en las autoridades de salud, pero al mismo tiempo, en los padres de familia.

El riesgo es manifiesto, los alumnos sin embargo están perdiendo desde hace más de un año un valioso tiempo que debería haber sido aplicado a su educación, las clases a distancia fueron de gran utilidad en momentos de urgencia, pero no pueden sustituir por completo las presenciales.

Alfredo del Mazo lo sabe, y está consciente que debe encontrar la fórmula híbrida correcta para el regreso presencial de las clases; por la importancia de la educación de los estudiantes desde luego, pero también para poder reactivar la maltrecha economía. El Estado de México como todos los demás ha sufrido por el cierre obligado de todas las actividades; escuelas, oficinas, negocios y demás, pero al mismo tiempo, sabe que un nuevo cierre total sería catastrófico.

El regreso a las clases da la esperanza de la reactivación económica que es urgente, aunque por otro lado, la salud de los mexiquenses es vital. El Estado de México al colindar con la Ciudad de México en una buena parte, a la que se le denomina zona metropolitana y que es la más poblada del país, en consecuencia tiene que llegar a acuerdos con el gobierno de la ciudad.

No es sencillo puesto que la jefe de gobierno Claudia Sheinbaum determina la política a seguir de acuerdo a cómo se lo indica el inquilino de palacio, y esto complica los acuerdos con su par mexiquense.

Es por lo que Alfredo del Mazo tiene que ser cuidadoso en el momento de ofrecer propuestas que vayan encaminadas a resolver el problema, más aún respecto de las formas y los tiempos adecuados para poder incidir en el color del semáforo epidemiológico, y la movilidad de ambas entidades.

No obstante, el ejecutivo estatal está obligado a colocar por delante los intereses de sus gobernados y resolver sobre el posible regreso a las clases presenciales. El secretario de Educación, Gerardo Monroy, cuenta con gran experiencia en el ramo y seguramente ofrecerá las alternativas adecuadas.

No se descarta la posibilidad de generar un convenio con las asociaciones de padres de familia de los centros educativos en el que intervengan las autoridades de salud y de seguridad, para armar una estrategia coherente que dé seguridad y garantías a los alumnos, padres y profesores.

Es el momento oportuno para identificar las fortalezas que aún se conservan en la  sociedad. La solidaridad será base del éxito que se obtenga al momento de aplicar los protocolos acordados.

Autoridades y padres de familia se necesitan para lograr vencer a la pandemia y sus nefastas consecuencias. Nadie desea que el semáforo que ha marcado el gobernador en naranja vuelva al rojo, por lo que se espera que la solución participativa llegue pronto y de forma adecuada.

La entidad, la economía, la salud, y en especial, los estudiantes agradecerán profundamente la mejor disposición que se comprometa para un regreso ordenado y seguro a clases.


Visto 941 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio