Versículo del perdón

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Versículo del perdón

Martes, 12 Octubre 2021 02:20 Escrito por 
Iván Olivares Iván Olivares Paradojas

Dicen que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”; aquel que, aun con la oportunidad de poder hacerlo, se niega a percibir por vista propia, la realidad de todo aquello que le rodea.

No hay novedad alguna, en cuanto aquello de que no ha cambiado mucho la manera en la que se asume y controla el poder político en nuestro país; es innegable también, que, por más que exista un aparato sistemático de defensa de las decisiones y actos del ejecutivo nacional, muchos son los ojos que tiene sobre sus hombros, sobre todo cuando fuentes externas, toman la decisión de evidenciar lo errático que puede ser su proceder, o al menos, el de sus cercanos.

En esta ocasión y como si fuera parte de un programa semanal sobre las falacias presidenciales y sus secuaces, se desvela un poco de la mentira que existe sobre el sistema de justicia mexicano, porque en su afán por demostrar que no hay cabida para la corrupción y las malas prácticas, han dejado al descubierto que contrario a ello, recurren a las antiquísimas practicas de colusión, donde el derroche de verborrea y alusiones a la justicia, no es proporcional con la realidad.

Al ser captado y puesto a la luz pública, el exdirector de PEMEX, Emilio Lozoya, disfrutando de una cena en un lujoso restaurante de la Ciudad de México, cuando está en medio de un proceso que encierra uno de los episodios mas turbios y denostables de la política mexicana, y de quien se conoce haber incurrido en actos de corrupción que son una verdadera ofensa para el “pueblo bueno y sabio”, ese pueblo que dice defender el presidente; resulta verdaderamente lamentable para nosotros, ver como alguien que debería estar tras las rejas, enfrentando un proceso judicial, se regodea de la impunidad que permite ser un “testigo protegido” del gobierno actual.

Y aunque ahora, el presidente de la república salga, y de algún modo le justifique, diciendo que no incurre en ningún delito, porque ciertamente no lo es, si debe condenar junto con la opinión pública, que la sola presencia de Lozoya, es un desafío al sistema de justicia, pero más, un encare, una burla a la sociedad mexicana, que ha sido lastimada por sus actos; y de eso si se puede responsabilizar a Andrés Manuel, de permitir que la justicia en México se esté convirtiendo en un acto circense, en un espectáculo permisible, bondadoso con el culpable; ofreciéndole la oportunidad de confesarse y arrepentirse, para concederle el no ser “lapidado” por la sociedad, dándole la mano y levantándolo para ser perdonado, o al menos, dejándole ser más libre de lo que merece, porque al fin y al cabo, le gusta saberse el dueño del perdón.

Así que, no nos ceguemos ante la perversidad de las decisiones políticas y que no nos ciegue la palabra de los poderosos, esa que dice que vendrá la justicia y se juzgará a culpables, porque parece ser, que como antes fue, sigue siendo aquello de que “todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros”.


Visto 638 veces
Valora este artículo
(3 votos)
Iván Olivares

Paradojas