Duelos, pérdidas y rupturas de pareja

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Duelos, pérdidas y rupturas de pareja

Viernes, 05 Noviembre 2021 01:15 Escrito por 
Marcela Hernández Montiel Marcela Hernández Montiel Visión Holística

Hay situaciones en la vida de las que nadie se salva, tarde o temprano a todos nos llegan, y estas son las rupturas, los duelos y las pérdidas.

Son parte de la vida y no hay cómo darles la vuelta, no hay forma de evitarlas. Pero nos han educado para vivir creyendo que el dolor es malo, que los duelos son malos y que a lo mejor si logras evadir ya no te va a doler y ya no vas a sufrir. Pero eso es falso.

Desde niños, los adultos tratan de protegernos al ocultarnos lo que es doloroso, como que la abuela se murió o el papá se fue de la casa. Y muchas veces cuando ya somos adultos y nos enfrentamos a una situación de ruptura, no sabemos cómo manejarlo, estamos totalmente convencidos de que con eso no vamos a poder. El mundo se nos viene encima, nunca lo vamos a poder superar.  Por eso la importancia de saber integrar el dolor a nuestras vidas.

Los duelos nos ayudan a madurar, nos ayudan a ser más fuertes, nos ayudan a aceptar que en la vida hay muchas situaciones que no están en nuestro control y que somos vulnerables. De hecho, nada está en nuestro control.

Mucha gente llega a mi consulta con la idea de querer olvidar a un ex, o una situación dolorosa. Pero superar y olvidar son cosas muy distintas. De hecho, está bien que no olvidemos ciertas cosas, porque nuestras vivencias y las personas con las que hemos compartido, sobre todo las personas a las que hemos amado, son las que nos han hecho ser quienes somos al día de hoy.

No hay forma de vivir una ruptura o un duelo sin que duela, por eso se llama Duelo. Y a veces duele mucho. Aún si tú tomaste la decisión. Esto es porque un duelo es la renuncia voluntaria o involuntaria a algo que tú querías o quieres.  Es la pérdida de ilusiones, de sueños, de proyectos y a veces de expectativas y fantasías. A veces lo que más duele son las expectativas. Algo que no era real acerca de lo que tú creías que tenías con esa persona y que ya no está.  Pero también puede doler lo real, las amistades que vas a perder junto con esa pareja, si estabas casado, el dinero, el patrimonio, el no ver diario a tus hijos, el compartir las navidades, años nuevos, etc.

Todo este tipo de cambios son duelos. Y claro que duelen.

Pero la verdad es que LA ÚNICA PERSONA sin la cual podemos vivir realmente, somos nosotros mismos. Podemos vivir sin todas las demás personas, aunque nos duela, pero podemos subsistir, podemos seguir adelante.

Con eso en mente tienes que saber que ¡Claro que lo vas a superar! Y en la medida en que creas que lo vas a superar, lo vas a poder superar más rápido.

Somos quienes somos gracias a todo lo que hemos perdido.  Y más que eso, a cómo nos hemos manejado frente a esas pérdidas.

 

LA VIDA ESTÁ LLENA DE PÉRDIDAS Y DESPEDIDAS

Ya desde el primer momento de nuestra existencia vivimos una pérdida. Salir del vientre materno es nuestra primera herida de separación, es una especie de muerte de una condición de vida a otra. Después vamos perdiendo a nuestros amigos de la infancia, mascotas que se perdieron o murieron, las amigas que se olvidaron en el camino, los tíos que fallecieron, los abuelos. Y vamos por la vida y a veces también perdemos dinero, proyectos, trabajos, estatus económico, al casarnos perdemos la soltería.  Todo cambio de situación genera una especie de duelo.

Pero lo más importante es que todo esto lo has superado.  Y desde que naciste te aseguro que ha habido un sinfín de situaciones que parecía que no ibas a poder superar y no ibas a poder salir de ellas y al final estás aquí y las superaste. De la misma manera se supera la ruptura con una pareja.

Cuando te haces consciente de que la vida está llena de pérdidas y de que nos vamos a tener que enfrentar a diferentes retos, les dejamos de tener tanto miedo. Y dejamos de tener tanto miedo al dolor, dejamos de querer proteger a nuestros hijos del dolor porque sabemos que eso los ayuda a crecer.  Claro que hay dolores que sí se tienen que trabajar en terapia, pero no debemos satanizar las pérdidas, porque son parte de la vida diaria.

Volviendo al tema de la ruptura y de la pareja, claramente es mucho más doloroso cuando no fui yo quien decidió irse, cuando no fui yo quien terminó la relación.

Pero pregúntate ¿Qué tanto puedes disfrutar de algo a lo que estás aferrado por el miedo a que alguien te lo quite?

¿Por qué quieres estar con alguien que no quiere estar contigo? Yo no querría.

Si alguien no quiere estar conmigo, yo tampoco quiero estar con esa persona ¿para qué?

 

NO HAY NADA MÁS LINDO QUE EL AMOR DESDE LA LIBERTAD.

Saber que esa persona está conmigo porque quiere. No porque lo estoy forzando. No porque estoy armando una estrategia para que no me deje, para que no se fije en otra, para que no se vaya con aquella.

Cuando tengas pareja, que sea porque quiere estar contigo, no porque estás viendo cómo manipular para que se quede o para que regrese.

Hay parejas que han aprendido a convivir desde la manipulación y la estrategia: para que haga lo que yo quiero, para que no se vaya con otra, para que no salga con sus amigos, para que no me deje.  Y lo hacen los dos. Y eso es toxicidad, es codependencia, enganche, es muchísimas cosas, pero no es Amor.

El amor no es así, el amor es libre. Si te quieres ir, vete. ¡Y si regresas y yo sigo aquí, qué maravilla! Y si no, qué bueno que ya te fuiste y yo dejo de perder mi tiempo con alguien que no quiere estar conmigo.

Si tengo que estar armando estrategias para que regrese, o para que se quede ¿no será mejor que se vaya?

¡Qué bueno que se fue!  En estos casos se trata de que te recuperes para que sigas disfrutando la vida. Y una vez que hayas llorado, que te haya dolido, y que hayas permitido salir esa emoción, vas a estar bien. Y entonces ya podrás decidir seguir tu camino al lado de alguien, o solo, o sola. Pero eso ya va a ser tu decisión. Lo importante es que sea desde el AMOR PROPIO. Desde decir “no quiero que esté conmigo alguien que no me quiere”.

¿Duele? Sí. ¿Vas a llorar? Sí. Pero después va a pasar. Créeme que el dolor pasa. Pero primero siéntelo. No tengo una varita mágica ni una receta mágica, y nadie la tiene para que una pérdida no duela.  Quizás un antidepresivo, o una droga, pero eso va a ser temporal. ¿Y cuando te lo quiten qué va a pasar?

Ante el dolor de una ruptura lo más natural es llorar. Y que duela un tiempo. Y que estés ansiosa, y que estés sin ganas de nada. Pero después pasa.

SUPERAR NO ES OLVIDAR. Superar es recordar cada cosa sin que me duela. Porque ya lo sentí y ya lo dejé salir.

¡Sí puedes y sí vas a salir de esto! ¡Esto también va a pasar!

 

Marcela Hernández Montiel

Terapeuta Holística/Canalización con seres y guías espirituales /Sanación Akáshica / Limpieza de magias, corte de vínculos álmicos e integración de vidas pasadas /Limpiezas, chequeo y equilibrado energético /Extracción de implantes/Técnicas emocionales integrativas /Terapeuta Animal (Esencias florales de Bach, Elíxires Chamánicos y otras) /Fitoterapia, Péndulo y Radiestesia /Sanación Cuántica y Armonización /Tarot /Gemas y cristales.

Sígueme en Facebook: Moon Surya Ananda / Instagram: lua_surya_ananda / Twitter: @Lua_Surya


Visto 993 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Marcela Hernández Montiel

Visión Holística