Los aspirantes de Morena buscan repetir la fórmula del presidente López

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Los aspirantes de Morena buscan repetir la fórmula del presidente López

Miércoles, 30 Marzo 2022 00:33 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

Si hay algo que los correligionarios del presidente Andrés López Obrador quieren imitarle, entre otras cosas, es subir al ring a un enemigo elegido de la fuerza opositora; muy cómodo para cuando la responsabilidad no es propia, o que, aún y cuando se tiene alguna, no le corresponde atenderla directamente.

Cuando gobernaba la Ciudad de México, el hoy mandatario tomó como su enemigo preferido al gobierno federal, en ese momento se encontraba Vicente Fox Quezada como presidente. Una y otra vez, incansable, arremetía en su contra, porque sabía perfectamente que esa coyuntura la podía aprovechar en su favor, y así lo hizo.

Uno de los más relevantes episodios fue protagonizado por ambos personajes con motivo del desafuero que solicitó el gobierno federal por medio de la Procuraduría General de la República al Congreso de la Unión, por violar una orden judicial que exigía la suspensión de la construcción de una calle que se dirigía a un Hospital. Lo anterior, le dio la oportunidad al tabasqueño de dirigir un discurso ante la cámara, en el que señaló que, pese a las anomalías cometidas por sus opositores en otro momento, y sin consecuencias, él sería encarcelado por un camino, para hacer ver lo injusto que consideraba el resultado de aquello.

Su discurso y las condiciones del momento, provocaron que varios actores de la vida pública de México se manifestaran en desacuerdo con el desafuero que se promovía en contra del tabasqueño, eso terminó por fortalecerlo y encumbrarlo, lo que presumió a la postre como una señal de que podría ser invencible, empezando de esa manera su mito.

Más fuerte; López Obrador se convirtió naturalmente en un serio contrincante para la presidencia de la República, en ese año de 2004 tomó vuelo, sin embargo, fueron sus propios errores que lo derrumbarían de una manera estrepitosa, perdiendo una cómoda ventaja que tenia sobre Felipe Calderón del PAN, quien finalmente obtuvo el triunfo, y que desde luego, fue refutado por López con la eterna acusación de que le cometieron fraude, jamás demostrado. Pero eso le sirvió para tomar Reforma, con pérdidas millonarias para muchos comercios que a la fecha no han logrado recuperarse del todo.

¿Qué es lo que en realidad descubría López? Con el tiempo la respuesta se contesta por sí sola, la toma de pozos petroleros, sus manifestaciones inacabables y la toma de Reforma le rindieron muy buenos frutos, ese era el camino. Les tomó la medida a las instituciones, sobre todo, a las que se encargan de impartir justicia, lo que lo colocó en una clara ventaja, que ha aprovechado muy bien para su causa.

Probó de nueva cuenta el originario de Macuspana que en las condiciones en las que se había colocado, obteniendo un lugar relevante en la política nacional, con base en su forma de actuar, conseguía grandes dividendos. Nunca mejores como los que obtuvo por haber cerrado la Avenida Reforma, pero ya se había aprendido el camino.

En gran medida, su actitud indomable lo forjó y se descubrió como un fuerte opositor que sabía pisar los cayos en el momento adecuado de quien fuera necesario; las batallas ganadas, en especial el desafuero, le dieron una fortaleza que aprovechó al máximo. Puede ser que de ahí tomó la presunción que repetía constantemente; que sus alas no habían sido manchadas, se consideró invencible. Con esa idea se apoderó poco a poco, pero con paso firme, del primer cargo de México.

No se puede dejar de lado que quienes se encuentran al día de hoy en la oposición ayudaron en gran medida para que López se convirtiera en el hoy poderoso unipersonal presidente de México, que no de todos los mexicanos, palabras que se rescatan de sus propias declaraciones.

La verdad es que ese ejemplo lo han querido imitar quienes, dentro de su partido, Morena, aspiran alcanzar cargos de elección popular, porque se dan cuenta que da resultados. Sacan sus apuntes.

Fernando Vilchis, alcalde de Ecatepec, que, al igual que otros, busca posicionarse en el ámbito estatal; no es para menos, todos buscan conseguir ser el elegido para competir por el gobierno estatal. La ambición surge por las posibilidades reales que tiene su partido de ganar.

Arrebatar el gobierno al PRI es el objetivo, y en en partido marrón saben que aún no hay elegido, aunque se sabe de antemano de las preferencias del moreno mayor, pero la posibilidad ahí está, aunque sea mínima, pero existe, y cada quien lleva agua a su molino. En el caso de Vilchis, ha montado como bandera la falta de agua para su municipio, que tan buenos dividendos le ha dado.

Aunque el tema debe ser exigido al gobierno federal, al alcalde no le importa, porque además no tendría porqué sacar boleto para pelearse con el gobierno de López Obrador, le resulta mejor hacerlo en contra del gobierno priista de Alfredo del Mazo, por eso la amenaza de que si no se le atiende, realizará una gran marcha con miles de simpatizantes a la capital del Estado.

Parece que no es relevante conseguir alguna respuesta positiva para el reclamo, lo que sí le rendirá frutos es hacerse presente y mostrar el músculo ante la autoridad estatal, que independientemente de todo tendrá que imponer las formas correctas para esquivar el golpe que pretende darle el morenista a la figura del gobernador. Y con ello, subirse a la sucesión estatal.

Sin embargo, la moneda está en el aire y en vista de que los actores políticos priistas hacen planes para no permitir perder la entidad, será en breve que se empiecen a colocar las piezas de acuerdo a los conocimientos, que no son pocos, en el manejo de la coyuntura que se vive actualmente en la entidad, a menos de que otra cosa suceda.

No está de más señalar que ante el desaseo con el que se manejaron las campañas del año pasado, la contienda no descubrirá únicamente preferencias electorales o simpatías partidistas, sino se pone en primer lugar la preocupación de ver situaciones como se dieron en gran parte del territorio nacional. Una prueba de ello se presentó en Valle de Bravo con el secuestro de Zudikey Rodríguez, candidata de la coalición PAN-PRI-PRD, a la presidencia municipal, las cosas puedan salirse de control.

Pelear por lo que puede considerarse una causa común para sus gobernados, favorece al presidente municipal de Ecatepec. Mejor oportunidad como esa no se le podría presentar y como consecuencia, lo coloca en una vitrina en la que lucirá inevitablemente por encima de otros con el mismo deseo, no hay que olvidar que Ecatepec representa un gran número de votos, imposibles de ignorar.


Visto 967 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio