Héroe vs villanos

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Héroe vs villanos

Miércoles, 18 Mayo 2022 03:58 Escrito por 
Ricardo Joya Ricardo Joya La tribu entera

Un héroe solo existe cuando hay un enemigo. Para triunfar, un personaje requiere un obstáculo, un villano, un mal que debe ser vencido, de lo contrario no habría acto heroico. Esa esa la razón por la que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, siempre necesita tener -en su relato diario- a un enemigo de su régimen.

“En el corazón de la retórica de Andrés Manuel López Obrador está su enorme capacidad para crear, usar y repetir ante toda circunstancia una narrativa o relato de ‘buenos’ luchando contra ‘malos’. Esa es la primera clave de su discurso: adaptar los hechos a una narrativa en la que él siempre tiene la verdad y la razón”.

Luis Antonio Espino, autor del libro López Obrador: el poder del discurso populista, expone en su obra la manera como el presidente mantiene un narrativa demagógica y recupera una cita de Jason Stanley que refleja la complejidad de enfrentar un discurso demagógico, como el que todos los días -desde la mañanera- utiliza el presidente de este país:

“Si una sociedad está dividida, un demagogo puede explotar a su favor esa división usando el lenguaje para sembrar miedo, atizar prejuicios y llamar a la venganza contra los grupos que son objeto de odio. Intentar contrarrestar esa retórica con la razón es como usar un panfleto contra una pistola”.

Un panfleto contra una pistola. Así es como estamos quienes ejercemos la crítica en el intento por mostrar que el gobierno federal no ha dado los resultados esperados, pero también es un panfleto frente a una pistola cuando el presidente define -con sus criterios- a quiénes él considera como enemigos.

Así ocurrió, nuevamente, con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cuando hace dos días el presidente López atacó a la UNAM al señalar que los estudiantes “se fueron a sus casas” en lugar de enfrentar la pandemia de Covid-19 con todo el sistema de salud:

“Claro, no puedo generalizar, más cuando los médicos, las enfermeras, la mayoría arriesgó la vida en la pandemia, hicieron algo extraordinario. Ah, pero hay una élite que tiene su pensamiento retrógrada. Es como el caso, con todo respeto, de mi alma mater, de la UNAM, y como yo siempre digo lo que pienso, no me voy a callar, a reclamarles de que enfrentamos la pandemia y, en vez de convocar a todos los médicos estudiantes a enfrentarla, a ayudar, se fueron a sus casas”.

Naturalmente, el mismo lunes la UNAM emitió, oportunamente, un comunicado donde desmintió lo señalamientos de López Obrador.

¿Por qué ataca el presidente a la comunidad de la UNAM?

Dicen que en política nada es casualidad, sino causalidad. El mismo lunes, la máxima casa de estudios del país y el Instituto Nacional Electoral (INE) lanzaron un micrositio votoinformado.unam.mx con información de 19 de las 27 candidaturas que compiten en seis entidades del país, donde habrá elecciones el próximo 5 de junio.

El atrevimiento de la UNAM fue hacer una alianza con uno de los enemigos del régimen de la 4T (a juicio del propio presidente) y “atreverse” a operar una plataforma que ya funcionó en las elecciones federales de 2018 -en las que ganó Morena la presidencia de la República y la mayoría en el Congreso de la Unión- y en las de 2021 -en las que Morena perdió su mayoría en el Congreso de la Unión.

Desde el inicio de su gestión, el presidente ha enfocado sus baterías retóricas e institucionales a descalificar al INE, e incluso ya se presentó una iniciativa de reforma electoral para sustituir al instituto y reducir el número de legisladores, con el pretexto de “hacer más barata la democracia en México”. Se pretende que los consejeros -de lo que podría ser el Instituto Nacional de Elecciones y Consultas- sean electos a través del voto popular.

El punto es que la UNAM se alió con el enemigo público número 1 del presidente: el INE y por ello el último ataque en su “narrativa” o “relato” que -como lo explica Espino en su libro- “se trata de una historia que cuenta cómo un protagonista (héroe) recibe una misión. Al iniciar su camino para cumplirla, el protagonista se encuentra con un antagonista (villano) que trata por todos los medios de evitar que el héroe logre su objetivo. La lucha entre héroe y villano forma la parte central del relato”.

Y así ha ocurrido desde la primera mañanera presidencial: él siempre se coloca como el héroe que pelea contra los malos… lo delicado es que entre esos malos se encuentra no solo la UNAM o el INE, sino los padres de los niños que no tienen medicamentos contra el cáncer, las personas que ejercen el periodismo, las organizaciones no gubernamentales que documentan las fallas gubernamentales, las colectivas feministas, las estancias infantiles, las escuelas de tiempo completo y un largo etcétera que lo único que hace es fortalecer su narrativa de héroe contra villanos, pero no resuelve los problemas de fondo de este país.

TODO COMUNICA

Lamentable el ataque que recibió el periodista, José Alam Chávez Jacobo, el pasado viernes durante la feria San Isidro en Metepec. Lo curioso es que en el evento donde se presentó la agresión -aparentemente por elementos de seguridad cercanos al presidente municipal de Metepec, Fernando Flores- se encontraba un secretario de primer nivel del Gobierno del Estado de México junto con el mismo edil.

Unas horas después de ocurrido el ataque, la esposa del propio periodista me narró -directamente- lo que sucedió y me detalló la forma como se dio la agresión y quienes se encontraban ahí. Naturalmente, se ha ocultado la presencia del secretario, quien -me indican otros testimonios- salió en estado inconveniente del lugar.


Visto 685 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Ricardo Joya

La tribu entera