Evaluación sobre la reforma laboral IV/VII: ¿Cómo han cambiado las relaciones colectivas de trabajo desde 2019?

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Evaluación sobre la reforma laboral IV/VII: ¿Cómo han cambiado las relaciones colectivas de trabajo desde 2019?

Miércoles, 06 Marzo 2024 00:32 Escrito por 
Carlos Carral Carlos Carral Agenda sindical

“La teoría weberiana -sobre la burocracia- es algo más que una manipulación de la sociedad capitalista o un intento de detener la lucha de clases”

Roman de Silgado, Manuel | Burocracia y Cambio Social

Por temas que tienen que ver con la exagerada burocratización que se impuso con la reforma a la Ley Federal del Trabajo de 2019, esto sobre las relaciones colectivas de trabajo y su regulación, nos fue imposible tener lista nuestra entrega de la semana pasada, así que retomaremos esta semana la secuencia planeada.

Como lo señalamos en la primera entrega de esta secuencia, para estudiar y actuar en el mundo del trabajo desde un punto de vista jurídico, hay que diferenciar entre las relaciones individuales de trabajo y las relaciones colectivas, las primeras orientadas a regular los vínculos obrero-patronales desde una óptica de los contratos personales de trabajo y las segundas, tendientes a establecer las reglas donde los trabajadores se unen para regular de manera plural su vínculo laboral con el sector patronal, el que también tiene derecho a esa unidad.

También como lo comentamos, la reforma de 2012 a la Ley Obrera estuvo dirigida a modificar mayoritariamente las relaciones individuales y en su momento, la reforma de 2019 estableció nuevas reglas para regular las relaciones colectivas, las que descansan en los pilares del derecho a la libre sindicación, la contratación colectiva y el derecho de huelga, esto en el contexto de la creación de los nuevos tribunales del trabajo.

Los requisitos que la Ley impone en estos momentos a los Sindicatos, presentan un alto grado de burocratización para el reconocimiento y validez de los actos de los sindicatos, donde si bien se debe respetar el derecho de los trabajadores a conocer los detalles sobre los movimientos en su organización como la rendición de cuentas, la renegociación de los contratos colectivos de trabajo y la elección de dirigentes, realmente no existen los filtros que garanticen esa directriz, lo que prioriza la autoridad registral es el cumplimiento de una serie de requisitos y formalidades que nada tienen que ver con lo que ocurre en la realidad.

Aunque es preciso aclarar algo, no estamos diciendo que sea una amenaza o un retroceso que los trabajadores estén en la mayor medida posible, enterados de lo que ocurre con su organización sindical, lo que es peligroso es que se gesten estos mecanismos en medio de una visión donde se le dice al trabajador que debe ejercer su libertad para pronunciarse sobre diversos aspectos de la vida intrasindical y en su relación con la parte patronal, pero sin procurar que de verdad se les informe sobre aquello sobre lo que serán consultados, algo que lleva a una triste realidad, el trabajador de hoy en día no sabe diferenciar entre la miel y la pus.

Este sistema que no tiene mucho de innovador, se basa en la idea de demagogia, una promesa a la masa no politizada y desorganizada de trabajadores, de un aparente paraíso donde su decisión es la que vale, pero al igual que en la política partidista, la promesa de libertad es un mecanismo de manipulación y control social que descansa en la percepción de aquello que creemos es la realidad y verdad absoluta, cuando realmente no es sino una simple interpretación de lo superficial.

Desde que se aprobó la reforma de 2019, señalamos que con sus disposiciones, con las que se pretende consultar a diestra y siniestra a los trabajadores sobre cualquier tema, se estaba partidizando la vida de los sindicatos, que ahora están de momento a momento en procesos electorales disfrazados de consultas, organizados por una autoridad como el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que está rebasada en recursos humanos, económicos y hasta intelectuales.

El gran mérito de la reforma laboral de 2019 es su alto grado de burocratización de la vida sindical, que está llevando incluso a crear áreas en estas organizaciones, para atender únicamente las excesivas obligaciones que la ley les ha impuesto, ocultándonos el verdadero fondo y problema en el asunto: la desigualdad económica y social que existe como esencia en las relaciones laborales, con lo que se cumple la afirmación de la cita que resaltamos al principio de esta entrega, la burocracia nos somete, distrae y nos aleja de la verdadera lucha, la de las clases sociales.

ADDENDA

1. Llegamos a otro 8M más. Cada año en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer el discurso es el mismo: necesitamos empoderarla y garantizarle el acceso a una vida libre de violencia, de cualquier forma de ella. Imaginemos el auge que esta semana tendrá este tema, en medio del proceso electoral que a nivel federal viviremos en este año y que en su etapa de campaña ha comenzado.

Seamos serios, la única forma verdadera de empoderar a la mujer es garantizarle la satisfacción de sus necesidades materiales básicas y la de su familia, más en los casos donde ella es la única cabeza de familia, no el sinnúmero de leyes de las que la clase política de este país se vanagloria, pero que nada le aportan en realidad a la mujer, por el contrario son el distractor que se le ha vendido a la sociedad contemporánea para que no se dé cuenta que el origen de la gran mayoría de los problemas de nuestro tiempo es de índole económico y no de otro tipo.

2. Congruencia parcial la de la Diputada Susana Prieto Terrazas. Cuando no estamos conformes en un espacio al que llegamos gracias a otras personas, lo digno y justo es renunciar, a todo lo que este cargo o espacio encierra.

Ante la negativa de Morena, el partido que defiende a los pobres, de discutir y votar la iniciativa para disminuir la jornada laboral diurna de 48 a 40 horas por semana, la diputada renunció a la bancada del partido del presidente.

No es la primera vez que los propios morenos le hacen a la diputada, hace 2 años mandaron a la congeladora su iniciativa para que se mandatara en la ley, el goce proporcional de derechos colectivos de los sindicatos minoritarios, una iniciativa que se anunció con bombo y platillo, pero que no vio ni la luz de la ventana. Lo bueno es que el partido del presidente no está entregado a los intereses del modelo económico, que si lo estuviera, quién sabe cómo nos iría.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.facebook.com/carloscarral2022

Abogado Postulante y miembro de la Escuela para la Formación Política y Sindical A.C.

Visto 898 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Carlos Carral

Agenda sindical