El voto conveniente

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El voto conveniente

Jueves, 25 Abril 2024 00:05 Escrito por 
Juan Carlos Núñez Armas Juan Carlos Núñez Armas Palabras al viento

No hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla. Inician las campañas locales para renovar legislatura y ayuntamientos. En la percepción ciudadana se ve al país con muchos problemas. Por ejemplo, la encuesta de México elige nos entrega información sobre cómo perciben hoy los mexicanos sus principales problemas y los primeros lugares los ocupan la inseguridad 49.2% y la corrupción 26%. Dos asuntos que el actual gobierno federal se comprometió a combatir y en los que fracasó.

En la misma encuesta se lee que los problemas que más afectan a las familias son la economía 32% y la inseguridad 31.9%. El 59.4% de los mexicanos considera que hay desabasto de medicamentos y el 46.5% que nuestro país no va por buen camino. Una pregunta que sobresale en este instrumento demoscópico es: “si hoy se realizara una consulta obligatoria de revocación de mandato para el gobernador de su estado, ¿cómo votaría?” El 50.4 % votaría por la renuncia de su gobernador y el 41.7% por la permanencia.

Estos datos me llevan a la conclusión de que la polarización que padecemos, y que el gobierno federal (y varios estatales) se empeña en convertir en política de gobierno, es realmente grave. Vivimos una situación en la que los ciudadanos se expresan en forma anónima en redes sociales, atacando sin argumentos a quienes piensan distinto, sin detenerse a considerar que la polarización nunca ha sido buena. Los consultores políticos Antonio Roldán y Rafael Carreón señalan que el 40% de los votos se da por odio, es decir, no se vota a favor de alguien, se vota en contra del otro para que no llegue, de ahí la respuesta a la revocación de mandato comentada en el párrafo anterior.

Los ciudadanos aman y odian, aman al que concuerda con su forma de pensar y odian al opuesto. Esta es la base de la polarización política y social, que acentúa y profundiza la insatisfacción ciudadana. Un ejemplo claro es cuando decidimos comer en un lugar, aunque no nos gusten los guisos, porque no queremos ir a otro. Así, resulta que en una elección muchos votos se emiten no por convicción, sino para que los otros no lleguen.

Dicen los consultores políticos que esa insatisfacción ciudadana se puede demostrar si observamos que en el 45% de las secciones electorales se ha dado una alternancia electoral respecto a la elección del 2021. Tenemos un voto oportunista que responde a la conveniencia personal porque no hay causa social que oriente el voto, sólo yo importo. Así el voto está motivado por el rechazo no por la empatía que, aunado a la polarización social, provoca que los candidatos y sus equipos de campaña pierdan el sentido estratégico y se convierten en reactivos, importa cómo baila, cómo viste, qué cómico es, no si está preparado, no si es empático con los problemas. Esta situación ha generado, como en el actual gobierno federal, políticas y políticos fracasados y será cada vez peor si sigue la polarización.

En esta elección los estrategas de las campañas deben tener el pulso social y emocional que incide en la campaña electoral. Si en nuestro país tenemos un conjunto de personas frustradas o resentidas por todo aquello que no han tenido en su vida, que no han podido realizar, aspiraciones que se quedaron en el camino como enviar a los hijos a las mejores escuelas, vivir en una mejor casa, vestir mejor, cambiar de automóvil. Si además me siento inseguro, víctima de la corrupción, con una economía familiar endeble y sin medicamentos, entonces no importa nada sólo voltear y señalar a los malos gobernantes.  El problema es que no todos vemos al mismo culpable y tomamos decisiones equivocadas. De hecho, lo más provechoso sería que, de manera anticipada, abriéramos la mente analítica y el pensamiento crítico ante la situación que vivimos. Así, el voto más conveniente sería aquel que asegure un mejor futuro para mí, para mi familia y para mi ciudad.

La polarización no es buena y no puede llevarnos a buen puerto. Necesitamos un municipio, un estado y un país donde podamos estar todos, con nuestra forma de pensar, sí diferente pero respetada, donde podamos discrepar, pero encontrar puntos de coincidencia para crear consensos. Necesitamos un espacio público en el que encontremos un punto de equilibrio, para que todos ganemos, sin imponer ideologías. Un espacio donde yo pueda ayudar a realizar tu proyecto y tú me ayudes a impulsar mis mejores ideas en la búsqueda del bien común. Necesitamos, no tengo la menor duda, gobiernos que, de manera subsidiaria, hilvanen proyectos ciudadanos y causas sociales con un objetivo clarísimo: vivir mejor, juntos, en armonía.   

*El autor es Maestro en Administración Pública y Política Pública por ITESM y Máster en Comunicación y Marketing Político por la UNIR.

https://twitter.com/juancarlosMX17 

https://www.facebook.com/juancarlosMX17


Visto 576 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Juan Carlos Núñez

Palabras al viento