Cuándo decido por quién votar

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Cuándo decido por quién votar

Jueves, 09 Mayo 2024 02:48 Escrito por 
Juan Carlos Núñez Armas Juan Carlos Núñez Armas Palabras al viento

Las campañas están en pleno vuelo y a todo vapor. Candidatas y candidatos se preparan para cerrar fuerte con sus propuestas más destacadas y buscan mostrar sus mejores cualidades. También cierra a todo vapor el coordinador de la campaña de la corcholata, sólo que no ha mostrado lo mejor que tiene, sino las actitudes más ruines de las que puede ser capaz. En un acto, que todo indica es una venganza por un libro recién publicado, orquestó un ilegal ataque contra la investigadora, y presidenta de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, María Amparo Casar, al difundir sus datos personales y los de sus hijos. Tal desplante presidencial los revictimiza por la tragedia que significó la muerte de su esposo y padre.  Ahora sí, tenemos clarísimo que el presidente hará todo, legal e ilegal, para mantener el poder. Su actitud también nos hace pensar, si fueran tan adelante en las encuestas no harían este tipo de bajezas, entonces surge la duda, ¿por qué lo hace?, ¿para tener algo que decir dado que su corcholata fue un globo que jamás subió y no prendió ni un bracero?, ¿qué saben que los hace actuar con semejante desesperación?, ¿qué necesidad tiene la corcholata de mostrar su absoluta soberbia al calificar a las elecciones como “un mero trámite”?

Cada día estamos más cerca de la gran decisión ciudadana que casi 100 millones de mexicanos habremos de tomar. Y la pregunta del título de este texto es válida hoy más que nunca: ¿cuándo cada uno de nosotros decide su voto?  Comienzo por decir que no hay muchos estudios al respecto, pero los que hay señalan que las y los potenciales electores primero toman una determinación: abstenerse o participar. Cierto es que los estudios sobre este tema tendrían que basarse en encuestas previas y de forma continua, lamentablemente, en las condiciones actuales resultan poco confiables, además de las prácticas opacas de saber qué pasa después de que voto, sin olvidar nuestro pasado de fraude electoral, se tendrían conclusiones poco sólidas.

Para Beatriz Magaloni, investigadora del CIDE, existen algunas teorías que pueden responder la pregunta y la primera teoría sociológica que cita plantea que decidir por quién votamos estaría sujeto a determinantes sociales tales como clase social, religión, grupo étnico y su respectiva correlación. De esta manera podría explicarse por qué algunos trabajadores votan más por la izquierda y los empresarios más por la derecha. Sin embargo, esta teoría tiene varios problemas, por ejemplo, no predice el comportamiento electoral y recientemente, con los procesos digitalizados, esta correlación ha disminuido considerablemente, además de la alta volatilidad del apoyo a determinadas opciones y que tanto los partidos, como sus candidatos, han ampliado sus propuestas para traducirse en una mayor competitividad. En síntesis, hoy tenemos mayor pragmatismo y flexibilidad ideológica.  Una segunda teoría psicológica explica que decidimos el voto de acuerdo con las actitudes políticas que nos han inculcado desde nuestra niñez y que nos identifiquemos más con un partido tiene que ver con estas actitudes, si bien esta identificación no es estable y no podría explicar el voto por los candidatos independientes o ciudadanos o, en su caso, en los regímenes que han salido del autoritarismo.

Finalmente, la teoría racional explicaría que la decisión de por quién votar es un proceso que considera los cambios a corto plazo y que tomamos la decisión en función del cálculo de utilidad esperada (racional) en dos momentos: primero, votar o abstenernos en cuanto a beneficios y costos en términos de tiempos; segundo, votar por un candidato más cercano a nuestros posicionamientos políticos y las expectativas que tenemos sobre un buen desempeño.  Hoy debemos tener presente que, para direccionar nuestro voto, es necesario informarnos y más con cinco campañas sobrepuestas. Primero qué dicen los candidatos que van a hacer y segundo, qué han hecho en el pasado (esto sirve para evaluar la credibilidad del primer punto), si existe congruencia en sus planteamientos y la integridad de cada personaje, si dice y hace lo que piensa y compararlo en el tiempo.

Para el consultor y experto en psicología del voto Daniel Eskibel, el cerebro es un laberinto que ciertamente, gracias a las tecnologías, ahora está mucho más iluminado, pero todavía tiene muchas trampas.  Simplemente en el complejo proceso de decidir cuyos factores pueden llevar semanas e incluso años. Así el elector recibe los mensajes de los medios tradicionales, añade su experiencia directa y le suma cuanto ve en redes sociales. Toda esta información, incluida la que le proporcionan los partidos políticos, la codifica según los códigos y mapas mentales que el cerebro ha fabricado, la procesa, la elabora, la archiva, la recupera, la somete a una revisión y entonces produce una decisión primaria.

Esta decisión primaria, a cada quien le toma un tiempo diferente y en el proceso se entrelaza lo cognitivo y lo emocional, consciente e inconsciente y a veces hasta contradictorio, dándose el caso de ser consciente e irracional si llega de plano a la conciencia.  Revisemos nuestras prioridades, nuestras expectativas, en este tiempo de anormalidad democrática no permitamos que ninguna persona viole nuestros derechos ni los de ningún otro ciudadano. Por muy presidente que sea, López tiene la obligación de respetarnos. Seamos solidarios entre nosotros y rechacemos el abuso del poder en la esfera pública.

La libertad de pensar es un valor fundamental para los seres humanos y está ligado a nuestra dignidad. Debemos ejercerla, frente a la sociedad, sujeta a la responsabilidad individual. Actuemos, juntos, con determinación, ahora que aún podemos, para evitar que llegue al poder el segundo piso de la 4T, que es el segundo piso del autoritarismo, porque la corcholata lo ha dicho fuerte y claro, está pensado como un atentado a nuestras libertades. Decidamos cuanto antes participar y votar por la vida, la verdad y la libertad.

*El autor es Maestro en Administración Pública y Política Pública por ITESM y Máster en Comunicación y Marketing Político por la UNIR.

https://twitter.com/juancarlosMX17 

https://www.facebook.com/juancarlosMX17

Visto 997 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Juan Carlos Núñez

Palabras al viento