Claudia Sheinbaum: Un Nuevo Capítulo en la Historia de México

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Claudia Sheinbaum: Un Nuevo Capítulo en la Historia de México

Miércoles, 05 Junio 2024 00:12 Escrito por 
Jorge Olvera García Jorge Olvera García Inventario

“No llego sola, llegamos todas”.

Claudia Sheinbaum Pardo, primera presidenta electa en la historia democrática de México.

El electorado mexicano confirmó este domingo en las urnas lo que los sondeos anticipaban hace meses y ratificó el triunfo de Claudia Sheinbaum, de 61 años, una científica que será la primera presidenta de México. El aplastante triunfo de la candidata progresista, unos 30 puntos por delante de la candidata de la oposición Xóchitl Gálvez, consolida el dominio de la izquierda en América Latina, con Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil, Gustavo Petro en Colombia y Gabriel Boric en Chile. La victoria de Sheinbaum, heredera política de Andrés Manuel López Obrador y estandarte ahora de su Movimiento de Regeneración Democrática (Morena), significa también una apuesta por la continuidad tras una larga temporada en la que los votantes latinoamericanos apostaban insistentemente por el cambio y elegían al aspirante frente al oficialismo.

Muchas voces se han alzado respecto al contundente triunfo de la primera mujer presidenta en la historia de nuestro país, porque su triunfo es el triunfo de todas, “no llego sola, llegamos todas, con las heroínas que nos dieron patria, nuestras ancestras, nuestras madres, nuestras hijas y nuestras nietas”, de aquella niña que soñó con ser presidenta, de “la científica con ética, de la demócrata congruente que dialoga, debate y delibera, la mujer que se solidariza con las causas de otras mujeres y la estadista que pone a su país por encima de su partido” como diría Dennisse Dresser.

La futura presidenta mexicana asumirá el poder el 1 de octubre, poco antes de que Estados Unidos celebre unas elecciones trascendentales, para el continente y el resto del mundo, en las que decidirá si mantiene el rumbo, con el demócrata Joe Biden, o da un nuevo volantazo a la derecha populista con un segundo mandato para el republicano Donald Trump, ahora convicto. “Lo mejor es tener una muy buena relación con el Gobierno de Estados Unidos, sea presidente Trump o Biden”, decía Sheinbaum hace unos días en una entrevista.

Sheinbaum llega a la Presidencia para el próximo sexenio de la mano de López Obrador, con el bagaje de haber gobernado la Ciudad de México y con una victoria aún más holgada que la lograda por este en 2018. Ningún otro presidente mexicano ha sido tan votado como ella. Y, como su mentor, la futura presidenta electa ostentará un poder inmenso con el Gobierno capitalino, que dirigirá otra izquierdista, Clara Brugada, la mayoría de los gobiernos estatales y, más crucial aún si se confirman las primeras proyecciones, con mayorías calificadas en la Cámara de los Diputados y en el Senado.

La participación de la ciudadanía en estas elecciones resultó ser extraordinario, lo que da cuenta de números avasalladores que le ofrecen a la presidenta electa una tranquilidad que sin duda resulta fundamental para darle continuidad a un proyecto que respaldaron más de 30 millones de mexicanos.

Los éxitos de López Obrador en la lucha contra la pobreza y la bonanza económica —con ecos que remiten a los primeros mandatos de Lula en Brasil— han pesado más en la decisión de los votantes que los gravísimos problemas de violencia.

 “Como he dicho siempre, no hay honor más sublime que representar a tu país, y hoy, Claudia Sheinbaum nos ha demostrado que con perseverancia y visión, las mujeres podemos alcanzar cualquier meta" expresó Michelle Bachelet al felicitarla. Asimismo, Cristina Fernández de Kirchner comentó: "Las mujeres somos el engranaje del cambio, y la presidencia de Claudia es una victoria no solo para México, sino para todas nosotras en América Latina."

La llegada de Claudia Sheinbaum a la Presidencia de México marca un momento histórico no solo para el país, sino para toda América Latina. En un continente donde las mujeres han luchado durante décadas por la igualdad y el reconocimiento, Sheinbaum representa un símbolo de los avances logrados y de los desafíos que aún persisten.

El mandato de la presidenta será observado con atención tanto por sus seguidores como por sus detractores. Su habilidad para navegar los complejos paisajes políticos y sociales de México determinará en gran medida el éxito de su administración. La lucha contra la corrupción, la violencia y la desigualdad serán los principales ejes de su gobierno, y sus acciones en estos frentes serán cruciales para consolidar la confianza del electorado.

En términos internacionales, la relación de México con Estados Unidos será un tema central. Con las elecciones estadounidenses a la vuelta de la esquina, la postura de Sheinbaum hacia el vecino del norte será fundamental. Su enfoque pragmático y su disposición a mantener buenas relaciones con cualquier administración estadounidense serán claves para asegurar una cooperación beneficiosa para ambos países.

La presidencia de Sheinbaum es una oportunidad para que México avance hacia un futuro más inclusivo y justo. Su éxito o fracaso no solo afectará a su país, sino que también influirá en la percepción global de los movimientos progresistas en América Latina. En un mundo cada vez más polarizado, su liderazgo será una prueba de la viabilidad y la resiliencia de las políticas de izquierda en la región.

“Donde hay una necesidad, nace un derecho," dijo Eva Perón, y hoy, esa necesidad se refleja en la justicia social que Claudia Sheinbaum se compromete a defender. Esta victoria es una luz de esperanza para millones de mujeres que ven en ella la materialización de sus sueños y la prueba de que, con esfuerzo y convicción, es posible romper cualquier barrera.

Visto 1011 veces
Valora este artículo
(1 Voto)