El que nada debe, nada teme

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

El que nada debe, nada teme

Miércoles, 05 Mayo 2021 01:33 Escrito por 
Alfredo Albiter González Alfredo Albiter González Lo bueno, lo malo y lo serio

La línea 12 del metro, parece, perseguirá a donde vaya al hoy canciller de México, Marcelo Ebrard Casaubón.

 

 

Ebrard se vuelve a colocar en el ojo del huracán. El desafortunado desplome que ha cobrado 23 vidas y más de 70 heridos ha enlutado de nuevo al agobiado pueblo mexicano.

A diferencia de los desastres naturales en los que de la misma forma, se lamenta la muerte de personas, con independencia de las pérdidas materiales; son en las que interviene la actividad o la inactividad de las autoridades las que más duelen, y desafortunadamente, existen muchas de ellas.

La línea 12 del metro parece ser la más emblemática del hoy canciller y uno de los presidenciables para la 4T hasta antes de la tragedia que se comenta, y que le ha dado la vuelta al mundo. Pero no es el único problema del que se puede hacer referencia al político cercano al presidente Andrés López Obrador, pero sí el más representativo.

Cuando se investigaba precisamente la corrupción que denotaba la construcción de esa línea del metro; pomposamente llamada Línea Dorada y que fue presumida como de lo mejor del mundo, el hoy secretario de Relaciones Exteriores salió huyendo de México a Francia.

Las advertencias de los problemas que se observaron en la construcción fueron muchas; los conocedores hicieron notar varias recomendaciones, pero los políticos no siempre escuchan las voces de los expertos que se manifiestan para advertir lo que ven.

Es una muestra inequívoca de que no es lo mismo que se encargue una actividad o un trabajo de la mayor importancia a quien carece del conocimiento y preparación necesaria, como el tan presumido 90% de honestidad y 10% de capacidad, pues no sirve. Tal vez, en todo caso, asesorarse de quien sí sabe, pero la soberbia les vence.

Cada profesión u oficio necesita de un 100% de capacidad y 100% de honestidad, ¿por qué conformarse con menos? O ¿por qué hacer la diferencia?

El resultado de la tragedia de la línea 12 del metro apenas empieza, y dará mucho, mucho de qué hablar en adelante. Los reportes de los vecinos fueron muchos, pero fueron ignorados. Por lo que el presidente, el canciller y la 4t, no tendrán descanso por mucho tiempo.

Cuando la pérdida de vidas de mexicanos se dan como consecuencia de algún desastre natural como los que ha enfrentado el país con los huracanes, terremotos, inundaciones, etcétera, es cuando más se ha manifestado la empatía de los demás, lo mismo se ven del norte, que del sur; del centro que de la costa. Como hermanos, unen los brazos para ayudar a su semejante; sin importar color, tamaño, ideología o religión. Todos unidos con un solo fin.

 

 

El problema se ha dado cuando interviene de alguna forma la actividad o la inactividad gubernamental, porque es cuando las diferencias se muestran en todo su tamaño. ¿Cuántas personas se pudieron haber salvado si las autoridades hubieran intervenido en la tragedia de Tlahuelilpan? Fueron 137 los muertos. ¿cuántas pudieron salvar la vida y no morir a causa del COVID-19 de contar tan solo con una estrategia?. De la misma forma, no estuviéramos lamentando el fallecimiento de los que viajaban en los vagones del metro y automovilistas que desafortunadamente pasaban en ese momento por debajo del puente.

Pero no es todo, son varias las denuncias de expertos que han hecho diversos llamados a las autoridades para evitar otras tragedias, que son como bombas de tiempo; la falta de mantenimiento en razón de la austeridad es sumamente preocupante. Pemex, por ejemplo, no sólo acusa pérdidas económicas, las instalaciones no han recibido mantenimiento, según los propios trabajadores.

El desinterés del gobierno es desafortunado; el accidente del metro puede ser apenas la punta del iceberg. Mientras Claudia Sheinbaum presume que se solicitarán peritajes externos y Marcelo Ebrard pone el pecho (claro, se siente seguro con su amigo en la silla presidencial) pretenden dar muestra de solvencia moral y empatía.

¿Cuál será la próxima cortina de humo para que la sociedad deje de hablar de esta tragedia? ¿Seguirán siendo los gobiernos neoliberales, la prensa o los conservadores los culpables? O ¿habrá nuevos?, nada puede cambiar si no se aceptan culpas.

¿Primero los pobres?

Sí, primero son los pobres los que resienten las equivocadas políticas del gobierno actual. Como la mencionada tragedia de Tahuelilpan, fueron los pobladores los que murieron quemados, no los grandes “huachicoleros” que se han enriquecido con el robo de combustible. Ahora, fueron los usuarios del sistema metro, los que no cuentan con un vehículo para su traslado; de la misma forma, fueron los más pobres los que vieron inundadas sus tierras en Tabasco por decisión presidencial.

Para colmo, en su aparición mañanera después de la tragedia del metro, López declara que hay en el país una prensa tendenciosa, golpeadora, que miente, y que es la más lamentable, injusta y distante, lejana al pueblo y cercana a los grupos del poder conservador. Es tiempo de oscuridad para los medios de información, remató.

La verdad ya no puede ocultarse, la capacidad es inexistente en todo el gobierno federal.

La negligencia de la construcción de la línea dorada se dio desde su diseño. Así como la tragedia que vive México que se dio desde la elección del 2018.


Visto 799 veces
Valora este artículo
(0 votos)
Alfredo Albíter González

Lo bueno, lo malo y lo serio