Mi Reino por un Limón

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Mi Reino por un Limón

Martes, 25 Enero 2022 00:20 Escrito por 
Margarita Jiménez Margarita Jiménez La Hidra Digital

En diciembre de 2018 inició la cuesta de enero de la 4T, la que continua por causas externas y por decisiones internas: cierre de pequeñas y medianas empresas, pérdida de empleos, más millones de mexicanos en situación de pobreza y de pobreza extrema, angostamiento de la clase media, inflación en diciembre del 7.36 por ciento, el más alto en los últimos veinte años y para este año se estima un índice promedio de 4.28 por ciento con una economía estancada, la salida de capitales, la poca o nula inversión de empresarios, desaceleración del consumo y disminución del ingreso, así como un crecimiento del PIB, Producto Interno Bruto, para este año, de acuerdo a diversas consultorías de entre el 1.5 y 2.5 por ciento, y respecto al crecimiento de la economía la Secretaría de Hacienda estima que será del 4.1 por ciento, mientras el Banco de México pronostica el 3.2 por ciento.

Y si revisamos los precios de productos básicos que subieron más esta temporada, nos encontramos con que el precio del litro de aceite se ha incrementado un 37.12 por ciento, el kilo de aguacate Hass cuesta 70 pesos, el limón 80 pesos, el jitomate Saladette 50 pesos. En el último año las frutas y verduras han subido en promedio un 23 por ciento. Para no enumerar más, el  precio promedio de una canasta básica adquirida en la Central de Abastos de la CDMX cuesta 725, en comercios privados 1,012 pesos, integrada por sólo 22 productos. Estos son datos duros no interpretación ni opiniones trasnochadas.

Y de la clase media, pilar de la economía nacional, sometida a un ataque frontal hasta casi desaparecerla podríamos citar algunas realidades: los muchos padres de familia que sacaron a sus hijos de escuelas privadas que ya no pudieron pagar, así como sus pólizas de gastos médicos mayores, o bien que malbarataron sus casas o rentaron viviendas más baratas y reducidas. En estos años no ha habido ni habrá cambio de vehículo familiar.

Así las cosas, el ánimo que priva en enero nació hace tres años y se extenderá no tenemos idea cuánto tiempo más.

En su casa y en la mía, el agua de limón ya es producto de lujo. ¡Mi reino por un limón!


Visto 936 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Margarita Jiménez

La Hidra digital