La libertad de expresión sin protección

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

La libertad de expresión sin protección

Viernes, 28 Enero 2022 01:25 Escrito por 
Noemí Muñoz Noemí Muñoz Ganando espacios

¿Qué es la libertad de expresión? Según Amnistía Internacional, en la Declaración de Derechos Humanos se establece que el derecho a expresar y difundir, buscar, recibir y compartir información e ideas sin miedo ni injerencias ilegítimas es esencial para nuestra educación, para desarrollarnos como personas, ayudar a nuestras comunidades, acceder a la justicia y disfrutar de todos y cada uno de los derechos fundamentales.

Sin embargo, ¿qué es la libertad de expresión en México?  Un riesgo mortal. En este país decir lo que se piensa y además defenderlo es cuestión de vida o muerte.

A un día de la muerte de Lourdes Maldonado asesinada por tres sicarios, otro periodista fue baleado en Oaxaca, José Ignacio Santiago. Aunque él no murió, sabe que la próxima vez no fallarán y que no habrá quien lo defienda, pues tal como a Lourdes, el horario de protección no abarca mucho.

La impunidad supera a la justicia. Los sicarios pueden caminar por las calles sin problema.

De acuerdo a Artículo 19 en lo que va del año han sido asesinados tres periodistas: dos en Tijuana, Baja California; y uno más en Veracruz, el estado que más homicidios a periodistas ha reportado (con más de 30 casos) desde el 2000.

El lunes 10 de enero sujetos desconocidos le dieron siete cuchillada a José Luis Gamboa, periodista independiente y director de la página en Facebook “Inforegio Network”, en el fraccionamiento Floresta. Al parecer el motivo fue que cubría los presuntos nexos entre políticos y el crimen organizado.

El 17 de enero, Margarito Martínez, fotoperiodista, fue asesinado por un desconocido afuera de su domicilio en Tijuana. El periodista formaba parte de diversos medios, La Jornada Baja California, Semanario ZETA, Cadena Noticias, Punto Norte, etc.

Se especula que sus denuncias constantes contra la policía de Tijuana pueden haber ocasionado que lo tuvieran en la mira.

Aunque el movimiento “Yo si soy periodista” pidió su protección no se concretó su incorporación al Mecanismo Federal de Protección a Personas Defensoras y Periodistas.

Así como ellos, hay varios periodistas que han exigido que se les apoye con protección porque son constantemente amenazados por grupos políticos, por el crimen organizado, por autoridades estatales y municipales. Sin embargo, no sabemos si alcance el tiempo para que se haga algo al respecto.

Como asegura Artículo 19, cada 12 horas se registra una agresión contra la prensa. En 2021 se registraron 362 agresiones. En este año llevamos tres muertos sin contar las amenazas a los que están vivos y siguen denunciando los atropellos de sus posibles agresores.

¿Qué le queda a un periodista en este país? En el mejor de los casos contar con apoyo para estar protegido fuera de este país como es el caso de Lydia Cacho o Carmen Aristegui que al estar bajo el foco nacional se han salvado de morir, pero no de sufrir destrozos a sus propiedades o la sustracción de sus herramientas de trabajo.

Seamos sinceros, no todos tienen esa suerte ni cuentan con los recursos económicos para irse a otro país o encontrar un lugar que los provea de seguridad para ellos y sus familias.

La mayoría de los periodistas vive al día.

Estamos en un país en donde las autoridades no dicen nada sobre las muertes y el crimen organizado explica quién y cómo fue el asesinato.

Es terrible que el gobierno minimice esta situación y crea que se está politizando, pues no se trata de usarlo en su contra, son cosas que pasan día a día en nuestro México. El presidente debe entender que cada vez que se le pide que haga algo al respecto no es para ponerlo en jaque, sino para esperar los resultados de esa democracia, libertad y  cero corrupción y muerte que prometió cuando tomó las riendas de este México lindo y perdido.


Visto 759 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Noemí Muñoz

Ganando espacios