¡Inesperada caída!

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

¡Inesperada caída!

Lunes, 27 Mayo 2024 00:02 Escrito por 
Hugo Antonio Espinosa Hugo Antonio Espinosa Sin riesgos

Así son las emergencias. Nadie las espera, nadie las quiere y siempre suceden cuando menos se piensa en ellas. Así ocurrió una vez más con un escenario: se cayó, lesionó a más de 50 personas y mató a nueve. Así fue, hace unos días, en el norte del país, durante la celebración de un acto masivo de campaña de un partido político. No es la primera vez; ocurre siempre cuando la fuerza de la naturaleza y la negligencia humana se combinan en detrimento de la ciudadanía.

Cuando no se ejecutan los procedimientos de seguridad, revisión, verificación y análisis de riesgos, in situ, antes, durante y después de colocar una instalación semifija de decenas de toneladas de peso, la cual estará expuesta durante algunas horas a las inclemencias ambientales, meteorológicas y del comportamiento humano, aquello es una bomba de tiempo, y más aún, si no se consideran las tres leyes básicas de Isaac Newton: La inercia, la dinámica y la de acción-reacción sobre un objeto semifijo.

No hace falta ser ingeniero, ni especialista. ¿Cuánto debe pesar una estructura que soporta decenas de bocinas, pantallas, lonas, herrajes, tuberías, luces, cables, equipos diversos y, lo más importante, personas? ¿Cuánto? Imagínese cuál debe ser la fuerza del viento y de la lluvia cuando se enfrentan a una estructura semifija de tal envergadura que es capaz de hacerla colapsar en un par de segundos.  ¿Cómo debe sujetarse, estabilizarse y supervisarse un escenario? Existen procedimientos y normas específicas para estos montajes. ¿Será el mismo procedimiento de anclaje sobre pasto, que sobre concreto o asfalto? ¿Si es verano o invierno; si hace sol, humedad o fuertes vientos? ¿Eso será importante saberlo antes de colocar una estructura semifija? Claro que sí.

De pronto, parece que los ingenieros, técnicos y organizadores responsables de la logística de eventos masivos se olvidan de las leyes de Newton –tan básicas, pero contundentes–. Los responsables de una producción deben considerar las capacidades, calibres, resistencias, mantenimientos y antigüedad de los tubos, tornillos, tuercas, anclas, cuerdas, maderas, alambres y demás elementos que constituyen el montaje de las estructuras que componen un escenario. Deben tener en la mano los dictámenes técnicos de resistencia y desgaste de un conjunto de estructuras metálicas, sometidas a fricción, corrosión y fuerzas aplicadas. ¿Será suficiente que un sólo un tubo, viga, soporte o cuerda se doble, pierda estabilidad, tensión, o se rompa, para que toda una estructura se colapse? Si, desde luego. Depende de las fuerzas que la empujen, así lo comprobó Newton hace más de 300 años.

¿Qué falló? ¿Alguien no hizo su trabajo? ¿Quién es responsable? ¿Por qué? ¿Qué factores determinaron o intervinieron en el colapso del escenario? ¿Quién lo revisó y validó? ¿Existen las Bitácoras de Mantenimiento, Actas de Verificación y Dictámenes Técnicos de todas las estructuras semifijas que se montaron en dicho evento? Cabe mencionar que, para llevar a cabo un evento de concentración masiva es menester, por parte de la persona o institución responsable, la elaboración de un Programa Especial de Protección Civil, conforme al riesgo específico. Así lo determina la Ley General de Protección Civil y las leyes locales en cada entidad federativa.

Justamente, con objeto de que se cumplan los procedimientos de montaje e instalación segura de andamios, estructuras y templetes, cuyo peso, dimensiones y altura representan un riesgo en sí mismas, en los eventos masivos es fundamental cumplir con las normas que acrediten la viabilidad o no de un escenario. Ya que el tamaño, peso, densidad y resistencia de las estructuras que lo soportan determinan su estabilidad y seguridad. Si no se evalúan estos aspectos y se confrontan con un análisis diferencial de tiempo, espacio y actividad, se está a merced de una calamidad, y basta con que cambie el sentido del viento o se presente lluvia para cambiarlo todo. Para eso es la protección civil, para prevenir y asegurarse ante los cambios inesperados de situación. Recuerde que el lugar más seguro es el que construimos juntos. ¡Que su semana sea de éxito!

Hugo Antonio Espinosa Ramírez

Funcionario, Académico y Asesor en Gestión de Riesgos de Desastre

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

whatsApp: 5532213758

Visto 822 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Hugo Antonio Espinosa

Sin riesgos