Extraño caso…

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Extraño caso…

Lunes, 27 Septiembre 2021 00:59 Escrito por 
Gilda Montaño Gilda Montaño Con singular alegría

Por ningún motivo y por ninguna ocasión, podemos dejar pasar esto. No es posible, ni justo. Ni para ella, ni para nosotras, que somos la mitad de la población de este país. Esto es algo en serio, lleno de mugre por todos lados.

La verdad, no era necesario. No lo era. Si un infame de cualquier red, se atreve a decir alguna cosa tan estúpida, en torno a una mujer, es su problema. Si es de la esposa del presidente de nuestro país, doblemente. Pero si eso se nos ocurre replicarlo, es verdaderamente el colmo.

Yo por lo pronto, me quedé helada. Oía al presidente de la República mexicana, hablando de alguien. No entendí si se refería a una periodista, o a alguna investigadora del Colegio de México, o del Sistema Nacional de Investigación, o de alguien que trabajara en algún diario de circulación nacional, o en el mismo CONACYT. Se refería con majaderías, a una mujer. Me asusté. ¿Qué le pasa?, pensé.

El pedacito que yo oía, y que estaba en las redes, era más que editado, y no decía de quién se trataba. Luego, siguió cayendo la información y resulta que era de un “x” que se había infiltrado en todas las redes, y que se refería con base a improperios, majaderías, insultos, estupideces…vamos: cosas espeluznantes: a una mujer.

Pero se refería a una mujer, que ni siquiera está saliendo en algún lugar, ni haciendo aspaviento alguno. No que yo sepa. Y esa era, nada más ni nada menos, que la misma ¡esposa del presidente de la República!

Su esposa, su compañera de vida, la que vive con él y la que le dio al hijo más igualito que él tiene. Yo entendía en ese momento menos. No sabía el significado de dar a conocer en “la mañanera” todos los insultos, injurias y agravios que “un x” le había escrito a doña Beatriz. Me asusté aún más.

Pese a todo lo que se dijo en sexenios pasados, de todas las esposas de los ex presidentes, nunca nadie se atrevió a poner tantas cosas tan verdaderamente espeluznantes. Ni de Martha Sahagún Fox; ni de Margarita Zavala de Calderón; ni de Angélica Rivera de Peña; vamos, de nadie.

De todos modos, yo no entendía y me dolió de sobremanera, que alguien se pudiera referir así de una mujer, en el contexto que fuera. Ellos todos, nacieron de una.

Luego supe el contexto entero, y me molestó aún más. He sido comunicadora social por espacio de cincuenta años y sé hacer comunicación y anti comunicación. Pero el hecho de que AMLO lo dijera a los medios, me dejó helada. Lo que hizo, de quien quiera que fuera, y más de la señora Beatriz, que nos tiene que significar a los mexicanos todo el respeto del mundo, me helaron la sangre.

De verdad no entiendo para qué suscitar un escándalo de tal magnitud. Ni la señora esposa del presidente es nada de lo que están diciendo, ni nadie, --en los cinco minutos que pueden tener de inteligencia, ni en sus cinco sentidos--, pueden tener esta clase de aseveraciones. Pero mucho menos, el presidente de la República, puede darse el lujo de decir en su famosa “mañanera”, toda la bola de necedades que él, el día anterior leyó de un “famosísimo desconocido”, que según dicen, no es del CONACYT, además. 

Pero yo quisiera pedirle, con todo el respeto que me merece, al señor presidente, que no replique más nada. Ni mucho menos, de una persona de la talla de su mujer. Son meras provocaciones y majaderías. ¿Para qué?

No la conozco, lo único que sé, es que merece todo el respeto de los mexicanos, porque nos guste o no, es la esposa de quien ahora preside la República Mexicana. De quien ahora representa a todos los mexicanos; de quien está ahora dentro de un Palacio Nacional, hablando a los treinta millones de mexicanos que votaron por él. Pero para los que no, está diciendo cosas extraordinariamente ofensivas. Y eso somos la mitad de la población de este México nuestro y todas somos mujeres. Yo digo…

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Visto 1023 veces
Valora este artículo
(4 votos)
Gilda Montaño

Con singular alegría