Storytelling en campaña

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Storytelling en campaña

Jueves, 04 Mayo 2023 00:17 Escrito por 
Juan Carlos Núñez Armas Juan Carlos Núñez Armas Palabras al viento

La comunicación política es el arte de persuadir e influir en las personas. En contraparte, está la indiferencia, personas que por diversos motivos no se siente atraídas por la política y sus mensajes persuasivos. En la comunicación política la moneda de cambio es el tiempo que una persona puede dedicar a escuchar o interesarse por el mensaje. Las campañas para la gubernatura siguen su marcha y desde luego se intensifican los mensajes y elementos propagandísticos.

El discurso de la candidata de la 4t es muy largo.  El mensaje es aburrido, en especial porque lo recita como poesía de primaria. Presenta propuestas genéricas, muchas de ellas difícilmente conectarán con el público que asiste a los mítines. Quizá por estas características de la candidata, otros tienen que hablar por ella.  Un ejemplo es el mitin que tuvo en Tultepec donde intentó hablar del apoyo al campo.

Alejandra del Moral, en contraparte, tiene un discurso más fresco, más natural.  Cuenta su historia de vida y presenta sus propuestas, con un sentido emotivo para conectar con sus seguidores. En cada municipio o localidad presenta propuestas específicas, le habla de forma particular y diferenciada a su público.  Tiene cuidado hasta del tiempo que dura el discurso.

El storytelling es el arte de contar historias. Es un recurso en la caja de herramientas de un candidato (en este caso candidata) al que se recurre para ganar una elección. Puede ser equiparado a una fábula es un problema que se comunica empacado en una historia.  Al usar este recurso lo más importante es cómo reacciona la audiencia electoral ante la historia, no la historia misma.  

Así, tendríamos que diferenciar entre la narrativa y el storytelling. La narrativa es una estrategia, una visión del mundo donde nosotros como sociedad somos los protagonistas. Es común proponer un nuevo orden, que oriente la conversación, es la expresión de un manifiesto y es parte de la marca.  Por su parte, el storytelling, es una táctica, describe hechos puntuales, tiene un inicio, desarrollo y final. Su propósito es entretener y emocionar, otros pueden ser los protagonistas porque son parte de la realidad que se narra. Es un relato corto que genera conversación.

Para el publicista, y experto en el arte de contar historias, Facundo Cantelmi, los líderes políticos cuentan historias dentro de la narrativa para lograr persuadir. Estas historias permiten soportar y explicar la realidad. Así empatizan y conectan con las emociones, alcanzando en ocasiones verdaderas catarsis emocionales. Por ejemplo, fácilmente usted puede verlo en los anuncios de Coca-Cola que pretenden que quien toma el producto viva una historia de felicidad. Lo mismo con McDonald’s que vende un relato de familia.

Aquí podemos preguntarnos ¿qué une a los pueblos? ¿Y a los ejércitos? ¿El oro o sus banderas? La respuesta es muy sencilla: son las historias. No hay nada más poderoso que una historia. Cito, por ejemplo, la leyenda que da identidad a los mexicanos, la del águila devorando una serpiente parada en un nopal y rodeada por un lago, que después evoluciona para dar origen al escudo nacional.

Así escuchar o ver a Alejandra del Moral se convierte en una experiencia que te hace partícipe del universo narrativo, con una historia que conecta con su público. Su historia es contada en todos los medios y en muchos casos genera conversación, lo mismo en TV, que en redes, radio, gráficas, eventos y hasta juegos.  Alejandra permite a los votantes vivir la experiencia, puede captar la atención haciendo preguntas o explicando el contexto político de la campaña. Describe el conflicto de un Estado de México rodeado de múltiples problemas y mejores recursos, define soluciones generales y hasta particulares.

A casi un mes de la jornada electoral inicia la etapa más intensa de la campaña. Casi equiparable a una campaña municipal en cuanto al tiempo del que dispondrá (un mes). Los recursos de comunicación política que construyen las candidatas surtirán efectos en los votantes. Y desde ahí, hacen la diferencia: mensajes científicamente elaborados para conectar a Alejandra con sus potenciales votantes o recital aburrido de propuestas genéricas de Delfina.

Es muy claro la diferencia abismal en la capacidad y la preparación de las candidatas. El gran adversario es el abstencionismo. Si Alejandra logra movilizar a los electores en mayor proporción, si logra entender y hacer suyas las inquietudes de mujeres, clases medias, jóvenes, ambientalistas y organizaciones de la sociedad civil, entre otros, podrá llevarse la victoria.  Si, por el contrario, prevalece la apatía y la indiferencia con baja participación ciudadana, si se quedan en sus casas quienes sobreviven medianamente bien, vencerá la confrontación y entonces seguirá la destrucción y el deterioro de la sociedad, de las instituciones, en general del medio en el que nos desarrollamos. ¿Ustedes a qué le apuestan estimadas y estimados lectores?

*El autor es Maestro en Administración Pública y Política Pública por ITESM y Máster en Comunicación y Marketing Político por la UNIR.

https://twitter.com/juancarlosMX17 

https://www.facebook.com/juancarlosMX17


Visto 1446 veces
Valora este artículo
(2 votos)
Juan Carlos Núñez

Palabras al viento