Un nuevo ciclo

DigitalMex - Periodismo Confiable

Publicado en Opinión

Un nuevo ciclo

Lunes, 08 Enero 2024 01:30 Escrito por 
Hugo Antonio Espinosa Hugo Antonio Espinosa Sin riesgos

No todo inicia en enero, pero propicia la sensación y convicción de comenzar el año con el pie derecho. Entre los ánimos de cambio y ordenar la vida propia, quizá es momento de proponerse para este 2024 hacer algo más por la seguridad y protección de uno mismo, de quienes amamos y, desde luego, del patrimonio.

Este nuevo ciclo, en sus primeras horas, nos trajo un terremoto de 7.6 grados en Japón, con 64 personas fallecidas preliminarmente, amenaza de tsunami y múltiples daños en la infraestructura de la localidad de Wajima, Prefectura de Ishikawa. No obstante que esa nación oriental es de las más avanzadas en materia de prevención de desastres, los daños ante un fenómeno tan contundente fueron inevitables, así como sus consecuencias inmediatas: múltiples incendios y daños estructurales en viviendas y edificios públicos.

¿Quién se hará cargo de los daños? ¿Cómo gestionarlos? ¿A quiénes o a qué se le da prioridad? Aunque la ayuda humanitaria se activó en el primer minuto posterior a los hechos de emergencia, iniciar el año con la novedad de que tu casa no puede continuar siendo habitada por riesgo estructural o que un incendio lo consumió todo, no sólo es la peor noticia del año, sino el inicio de un proceso en extremo difícil de recuperación que pondrá a prueba las capacidades de las familias afectadas y de la autoridad local, en un primer momento; posteriormente, el gobierno nacional ejecutará algún programa de restablecimiento y reconstrucción para casos de emergencia o desastre, el cual seguramente tendrá recursos extraordinarios para su inmediata aplicación. Esto en Japón.

Así inició el 2024. Con el paso de los días y las semanas, durante este nuevo ciclo se irán acumulando acontecimientos indeseables y la ruleta de la fortuna se irá deteniendo en algún otro país, materializándose en incendios forestales, inundaciones, accidentes industriales, sismos, derrumbes… Será el tiempo y espacio menos esperado donde otra desgracia descargue sus efectos y, un nuevo ciclo de respuesta ponga en marcha la ayuda a las personas irremediablemente afectadas.

¿Si las emergencias y desastres son cíclicos y obedecen a una agenda anual y mundial de riesgos por qué no atenderlos de la misma forma? De manera programática, prever, prevenir, mitigar y prepararse ante la posibilidad de una emergencia es la forma más inteligente y necesaria de garantizar la seguridad y protección de todo y a quienes amamos. Además no es nuevo, desde que el hombre caminó erguido y descubrió el fuego, se ha visto obligado a afrontar la adversidad, pues, nos guste o no, los accidentes y desgracias suceden, sólo hace falta aceptarlo, comprenderlo y, sobre todo, gestionarlo.

La resiliencia es la cualidad que se busca que cada vez más personas incorporen a sus vidas. Es la capacidad de resistir, absorber, adaptarse, transformarse y recuperarse de los posibles efectos de una emergencia o desastre, de manera oportuna y eficiente. ¿Qué haremos este año para nuestro propio beneficio? Reducir la velocidad al conducir todos los días; implementar la Mochila de Emergencia en casa y actualizar su Plan de Emergencia en el Trabajo es el mejor comienzo. Esto es también protección civil. ¡Que su semana sea de éxito!

Hugo Antonio Espinosa Ramírez

Funcionario, Académico y Asesor en Gestión de Emergencias y Desastres


Visto 1100 veces
Valora este artículo
(1 Voto)
Hugo Antonio Espinosa

Sin riesgos